Enviar
Red Teatral
locos por los musicales
Nombre del Musical

Kurt Weill

Suscribirse

Kurt Weill recibió enseñanza musical desde temprana edad. A partir de los 12 años es educado por Albert Bing, Maestro de Capilla en la Hofoper, en 1918 viaja a Berlín para estudiar en la Hochschule con Humperdinck y en 1920 se matricula en la Academia Prusiana de Artes. Allí permaneció tres años asistiendo a la clase de Ferruccio Busoni y formación adicional con Philipp Jarnach. Este último parece haber sido la influencia más importante sobre su carrera ya que Weill le dedicó su Sinfonía Sacra Op.6
Poco después de completar sus estudios, Weill conoció al dramaturgo expresionista Georg Kaiser con quien trabajó durante más de una década. El primer resultado de esta colaboración fue la ópera El protagonista cuyo estreno en Dresden en 1926 hizo que el nombre de Weill trascendiera los círculos especializados. Fue en ese tiempo cuando conoció a una desconocida actriz, Lotte
Lenya, su futura esposa.
Tras las experimentaciones con la ópera El protagonista y el Concierto para violín, Weill recuperó elementos que había intentado suprimir: la tonalidad, la música popular y cierta expresividad postwagneriana.
Así la cantata Der Neue Orpheus se convirtió en una crítica al hermetismo de su propio concierto para violín, mientras que la ópera-ballet Royal Palace repudió indirectamente la objetividad de Hindemith. Al incorporar por primera vez el jazz y otros estilos no aceptados por la “música culta”,
Weill se alejó de los ideales austrogermanos, tanto de Pfitzner como de Schoenberg, y anticipó el pluralismo de Mahagonny.
En 1928 se estrenó la más famosa obra de Weill, La Opera de los Tres Centavos, cuya fuente
original de esta obra fue La Opera de los Mendigos de Pepusch y Gay estrenada en Londres en 1728. Brecht modernizó el libreto y lo modificó en parte. Weill decidió recurrir a música popular, canciones con acompañamiento de jazz, atrevidas y agresivas, que debían ser interpretadas por actores y no cantantes de ópera. La mezcla de obra popular, cabaret, comedia musical, ópera y teatro de la Opera de los Tres Centavos sentó las bases para un nuevo género escénico, así como un estilo que pronto muchos compositores quisieron imitar.
El éxito del estreno fue tal que las canciones inundaron las calles, en cinco años se representó más de 10.000 veces en Europa y se tradujo a 18 lenguas. Weill reaccionó con cierto temor ante tal éxito, sabía que esta obra era un trabajo puramente táctico, ya que le había permitido acceder a un público comúnmente olvidado por los compositores modernos. El suceso internacional de La
Opera de los Tres Centavos permitió que Weill dejara de lado una serie de actividades que
entorpecían una dedicación completa a componer y buscó una alternativa original a la imitación de las técnicas americanas dentro de la industria musical popular europea.
Weill aprovechó la siguiente oportunidad y escribió Happy End compuesta en Berlín, Munich y el sur de Francia durante el verano de 1929, antes de que Brecht y Elisabeth Hauptmann
completaran la obra. El estreno tuvo lugar en septiembre con enorme escándalo y con la prensa
muy hostil hacia la obra. Se cerró después de otra noche, con sólo dos representaciones.
La versión original de Mahagonny fue concebida para el festival de música de cámara de Baden-
Baden fundado por Hindemith. Weill pensó en varios textos clásicos para el libreto, pero eligió los Mahagonny Gesänge de una colección de versos de Berthold Brecht llamada Die Hauspostille.
Aquellos versos hablaban de corrupción en el mítico “salvaje oeste” americano.
En Mahagonny se combina partes tonales y no tonales en tres niveles: el neoclásico, el
neoverdiano y el popular, siendo la armonía el factor integrador. Weill no sólo removió los pasajes no tonales, sino que aclaró la armonía en todos los puntos donde había introducido elementos más liberales.
El Lago de Plata fue la última creación de Kurt Weill antes de su salida de Alemania en 1933. Las crecientes agitaciones sociales y políticas afectaron el futuro no sólo de la obra sino además del compositor. Cuatro días después del estreno una segunda presentación en Magdeburgo fue interrumpida por simpatizantes nazis. A comienzos de marzo todas las obras de Weill se
suprimieron de los escenarios y el día 21 el compositor tuvo que abandonar su país camino de
París.
En Francia, al poco tiempo de su llegada recibió un encargo de la compañía de ballet recién formada por George Balanchine y Boris Kochno. Muy en contra de sus deseos, Weill tuvo que reasumir la asociación con Brecht que había terminado de manera poco amigable casi tres años antes. También se sumó al proyecto Lotte Lenya, con quien el compositor estaba tramitando el divorcio. De este modo casi todo el equipo de Weill se reencontró en París y produjo Los Siete Pecados Capitales, ballet cantado cuyo estreno definitivo se realizó en junio de 1933 en el Teatro de los Campos Elíseos. El ballet no gustó y Weill tomó la decisión de exiliarse a los Estados Unidos
en septiembre de 1935.
En Nueva York Weill tuvo que recurrir a los dos únicos medios que daban dinero: la radio comercial y Broadway.
Entre 1940 y 1950 se dedicó casi por completo a las comedias musicales y en plena época de
guerra produjo sus mayores éxitos: Lady in the Dark y One Touch of Venus. Luego, en un aparente dejo de nostalgia por Europa, comenzó The Firebrand in Florence, una opereta basada en las memorias de Benvenuto Cellini. La mala recepción de esta obra motivó que sus tres posteriores espectáculos fueran realizados más por idealismo que por esperanza de hacer negocio.
El cansancio finalmente se dejó sentir y tras el estreno de Lost in the Stars su corazón no pudo resistir tanta actividad. Kurt Weill fallecía a los 50 años de edad. Y como signo de que el mundo musical más serio le había dado la espalda desde hacía una década, nadie presentó sus respetos durante el funeral ni le dedicó elogios en los obituarios.

-*-

Títulos

-*-

Trabajos del Artista

google+

-*-
La Escuela del Musical -->
Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS