Gonzalo Vega

Actor

Biografia

En amena charla en su amplísima residencia ubicada camino al Desierto de los Leones, Gonzalo Vega echa una mirada al espejo, como se tituló su más reciente telenovela, para reencontrarse con pasajes inolvidables de su vida personal, no la del actor, sino la del hombre ?como debe haber muchos en este país y el mundo?. Pasajes, insiste, ?que me han marcado definitivamente en la vida?.?Provengo de una familia de la clase trabajadora, mi padre tenía una tlapalería en la colonia Roma. Vivíamos en la calle de Baja California y desde chico he sido un tipo muy afortunado?. Recuerda que en sus tiempos ?el ciclo escolar era diferente y mucho mejor por fortuna. Los niños teníamos vacaciones cuando no había lluvias en la ciudad y con toda tranquilidad me iba caminando hasta el negocio de mi papá o tomaba un camioncito o el tranvía, en fin… los chamacos éramos más libres?.Amigos por siempre Hizo en la escuela los primeros amigos ?que conservo hasta la fecha: Plácido Domingo, cursaba el sexto y yo el primero. Nos vemos aún con mucho cariño. Durante los festivales solía cantar el Himno Nacional. Otros grandes amigos de aquellos años son los futbolistas Luis Regueiro, Martín y José Vantolrá?.Gonzalo acepta que era un chico feliz en su mundo familiar, pero un día dejó su hogar, ?desde la preparatoria me gustaba la cuestión artística y la fiesta brava. Entrenaba en los Viveros con los novilleritos y los torerillos, aunque mi padre se oponía. Con el pretexto de estudiar inglés en Estados Unidos, me fui de casa en los 60. Trabajando como traductor, junté unos dolaritos. Mi inquietud taurina me llevó a España donde tenía familiares, pero sólo duré allá año y medio?.La edad de la tontería Según sus propias palabras, quien llegara a ser protagonista de El Lugar Sin Límites, Nocaut y El Ángel del Barrio, volvió de España en plena edad de la tontería. ?Me creía ya una figura del toreo. Participaba en algunas novilladas en placitas provincianas, alternando con Manolo Martínez, Efrén Adame y Toño Lomelí, quienes fueron luego grandes figuras?. No vivía con sus padres, pero mantenía contacto con su madre, ?mi papá pasaba de largo frente a mí?.En Xico, Veracruz, lo cornó un ?un toro cebú que casi me parte la pierna izquierda. Entonces se produjo la reconciliación con mi padre. Él me relacionó con El Ranchero Aguilar y con Fermín Rivera, quienes me invitaban a las tientas en las ganaderías. Entonces me dí cuenta que no servía para la fiesta brava. Me acosaba el miedo desde los burladeros. ¿Qué estoy haciendo aquí?, me dije?.toros desde la barreraEn su magnífica casa, con un terreno de cinco mil metros cuadrados, Gonzalo vive en compañía de sus tres hijos de su segundo matrimonio, ya disuelto -Marimar, Suria y Gonzalito, de 22, 17 y 12 años-; así como con su actual pareja Andrea, con quien vive desde hace seis años.Al retomar la charla, Gonzalo asegura que está convencido de que siempre ha sido un hombre de vocación ?y mi verdadera vocación estaba en las tablas escénicas. Ahora la misma actuación me ha regalado la posibilidad de tener una ganadería y de esa forma disfrutar del mundo taurino?.Cuando el padre del flamante actor se dio cuenta de que había cambiado de profesión, pensó que era un vago, revela Vega. ?Vino un nuevo, largo y triste distanciamiento, por fortuna las cosas cambiaron cuando comencé a tener éxito.Difícil y lacerante La plática continúa y Gonzalo revela que su entrada al medio artístico ?fue difícil, dolorosa y lacerante?. ?Entré a un mundo que desconocía, que me dejaba boquiabierto cada vez que iba a una reunión. Era un medio fascinante, que me abrió los ojos, pero tardé mucho para que reconocieran mi talento?. Él sabía, dice, que hacía bien las cosas ?y sin embargo, fui víctima de muchas situaciones negativas y de abusos?.El incipiente actor se casó con la doctora Tovar, ?era muy enamoradizo, las mujeres siempre han sido mi talón de Aquiles. Me tuve que casar por el qué dirán, ella estaba esperando ya una niña. Era mayor que yo y nunca hicimos una vida de pareja. Afortunadamente fue un matrimonio ficticio, de otra forma me hubiera dado un tiro, porque no hubiera alcanzado mis objetivos?. En 1968 nació Gabriela, la primera hija de Gonzalo, quien tenía entonces 22 años de edad, ?aún no debutaba en el teatro profesionalmente. Fueron años muy difíciles y era necesario empeñar hasta la camisa?. Hoy advierte que la doctora Tovar y él son magníficos amigos, ?en aquel entonces ella era mi enemigo público número uno?.La charla con Gonzalo, quien cree que la experiencia no le sirve a uno para nada, ?sólo para aquilatar los errores cometidos?, entra a la recta final y es cuando rememora sus relaciones amorosas con Dulce, la cantante, ?con quien viví unos años? y con Ofelia Guilmáin, ?en mis inicios?. Todo mundo lo supo. Remarca: ?Con Ofelia fue algo temporal, pero maravilloso. Era una mujer mucho mayor, llena de luz, con quien aprendí muchísimas cosas de la vida. Profesionalmente me fue muy mal, no me daba cuenta que yo mismo me estaba limitando. Era mal visto. Entonces tendría yo 30 años?.Con todo y todo, insiste, ?he sido un hombre muy afortunado. Nunca pensé tener tantas cosas como tengo hoy y, sobre todo, tanto cariño a mi alrededor. Estoy muy bien rodeado, tengo gente que me quiere y me quiere bien?.



x