Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Criticas

"EL MAGO DE OZ", EN ARGENTINA




Crítica de la obra basada en el libro de L. Frank Baum


Red teatral asistió al pase de prensa del tan esperado musical infantil “El mago de Oz” en Argentina.
Esta puesta local del clásico escrito por L. Frank Baum tuvo lugar en el Teatro Broadway de Buenos Aires, contando con un elenco muy sólido y recursos técnicos muy variados.

El espectáculo, que cuenta con la dirección general de Valeria Ambrosio, es muy dinámico, con proyecciones sobre una gran pantalla, temas musicales pegadizos, y muchos efectos especiales (visuales y sonoros).
La obra, comienza con un relato en off a cargo de la maravillosa China Zorrilla, que nos introduce en el mágico mundo de Oz, pero primero nos transporta a una gris Kansas, el hogar de Dorothy. Allí conocemos a los tíos de la protagonista. En esta primera escena se luce el actor que interpreta a la graciosa y divertida tía Emma: gran acierto de dirección el haber puesto a un hombre para el papel de la tía.
Luego aparece Ivanna Rossi, quien interpreta a una dulce Dorothy. Ella deja demostrado desde el instante en que pisa el escenario que ese papel era para ella y que la comedia musical es lo suyo. Ivanna baila muy bien, tiene una voz muy cálida y se desenvuelve con mucha simpatía en el escenario.
En los otros roles protagónicos están: Diego Bros, quien no sólo interpreta al espantapájaros sino que también es el coreógrafo de la obra; Dan Breitman, que se luce como un gracioso hombre de lata; y Diego Mariani que encarna, con gran comicidad, al león cobarde de la historia.
Ellos tres, junto con Ivanna, logran una interacción que lleva las escenas conjuntas a la cúspide de la obra.
Por otro lado, están las dos brujas: la Bruja buena del Norte, Virginia Kaufmann, y la Bruja mala del Oeste, Natalia Cociuffo; las dos brillan en sus respectivos papeles. Virginia interpreta a una Bruja buena que, por momentos, demuestra no serlo tanto, llena de comicidad. Excelente.
Fabián Gianola; interpreta al famoso Mago de Oz. Su aparición llega casi al final y es un tanto escasa; pese a eso Fabián esta correcto en su rol. Canta, baila y hace magia en escena.
También hay una aparición virtual de China Zorrilla, pero que la vemos un tanto desubicada e injustificada.

La caracterización de los personajes es genial, tanto el vestuario a cargo de Walter Jara, el maquillaje de Oscar Mollet, como así también los peinados del maravilloso peinador Ricardo Fasan que les dan carácter a los personajes.

El libro por momentos presenta algunas fallas con acciones aceleradas, un desarrollo bastante extenso y un final un tanto abrupto y repentino.
El sonido tuvo sus fallos en la función a la que asistimos, no sólo por estar un poco bajo, si no que por momentos las voces se confundían haciendo ininteligibles algunas escenas, sobre todo, la del duelo entre las brujas.
De la misma forma, la puesta de luces es bastante limitada. Se notaron escenas en que los personajes quedaban a oscuras sin razón, lo que llevó a que faltasen climas. Las luces son siempre un excelente recurso para agregar magia.

La escenografita de Facundo Lozano no es mucha, pero esta muy bien pensada. Algo que predominan, son las proyecciones, que son las que nos sitúan en el mágico mundo de Oz.

En fin... pese a algunos fallos técnicas, la obra se sostiene gracias al talento de todo el elenco, que tiene un gran desempeño vocal, coreográfico y actoral, y no cabe duda que es una muy buena obra infantil, que no subestima al espectador, y la disfrutan a la par tanto los chicos como los grandes.
El camino amarillo se encendió. Ahora hay que ir al teatro, sentarse en la butaca y dejarse llevar al maravilloso mundo de Oz.


Gonzalo Quintana


COMENTA ESTA CRÍTICA EN EL FORO

google+

-->