Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Entrevistas

DIRIGIENDO LOS RIESGOS SON MAYORES, LA APUESTA ES MAYOR




Red Teatral dialogó con María Luján Firpo, directora de “Yo, Franca, grito”...


Red Teatral dialogó con la actriz y directora María Luján Firpo, actualmente al frente del elenco de “Yo, Franca, grito”, que se puede ver en la sala Nün de Buenos Aires, todos los domingos a las 17 horas.

RedTeatral:
¿Qué le atrajo del texto de Franca Rame y Darío Fo para ponerlo en escena?

M. L. Firpo:
Son textos potentes, fuertes. Nos invitan a leer sobre el feminismo y el machismo. De qué hablamos cuando hablamos de feminismo y por qué todos podríamos empezar a pensarnos más feministas.
A veces por desconocimiento tenemos ideas erróneas que no nos permiten acercarnos al feminismo.
Estos textos nos identifican. Hablan de hombres pero dicen de mujeres.

RT:
¿Siendo cuatro monólogos, qué elementos utilizó para la puesta en escena de la obra y qué recursos con sus actrices?

MLF:
Busqué trabajar con Mariana Meijide porque había visto algunos de sus diseños y sabía que me iba a entender. Necesitaba una escenografía que pudiese adaptarse a los diferentes momentos, algo funcional, que pueda transformarse, que pueda jugarse. Quería que el foco estuviese puesto siempre en la interpretación de las actrices. Que sea muy corpóreo, con pocos elementos. No hay nada en la escenografía que no se use. Esa falta de acciones con objetos llevó a las actrices a buscar desde el cuerpo. Desde ahí fue que comenzó nuestro trabajo. Trabajamos mucho con el cuerpo buscando romper las formas, las maneras, tratando de crear desde el vacío. Desde la página en blanco.

RT:
¿Considera que las expresiones artísticas a veces son más importantes como testimonio que los discursos políticos, esto teniendo en cuenta la temática que trata en su obra?

MLF:
Una expresión artística es también un discurso político, pero bueno, son cosas diferentes.
Te puedo decir que elijo el teatro, me parece la mejor manera que encontré en la vida para poder expresarme, para poder decir. Y estos textos de Franca Rame y Dario Fo tienen hoy una fuerza increíble. Ellos transformaron el teatro, utilizaron las tablas para denunciar a sus gobernantes, para criticar. Fue su modo de intervenir. Agitaban. Amo estos textos que se escribieron en los años 70 y 80. Es increíble la vigencia que tienen. Y eso también es, a su vez, triste: aunque pasen los gobernantes, pasen los años, se lleven a escenarios de Italia, España o Argentina, estas palabras se siguen gritando.
¿Qué pasa con la gente que no quiere escuchar la palabra feminista? ¿Qué pasa con la gente que le da la espalda a las violaciones, a la violencia…? Y ya no sólo me refiero al feminismo, me refiero a “ser humano”.
Y en estos tiempos en que las redes sociales están cambiando el mundo y mucha gente dice “online” lo que no profesa en el día a día. Me pareció oportuno expresarme con esta obra. Expresarme coherentemente con lo que pienso y siento.

RT:
¿Siendo esta su primera obra como directora, qué desafíos afrontó y cómo fue salir de la zona de confort de la actuación?

MLF:
Afronté muchísimos desafíos. Lo bueno es que al ser mi primera obra no sabía bien cuáles iban a ser hasta que se fueron presentando. Decidí no tener asistente de dirección por diversos motivos, luego con el paso del tiempo me di cuenta lo necesario que es. En su ausencia, lo eché de menos.
Los desafíos fueron un montón, desde la escenografía, la música, las luces, los ensayos, la sala, los papeleríos, el dinero, trabajar con la gente que quería trabajar… Pero los fui afrontando a medida que sucedían. Y aprendí muchísimo.
Nunca sentí la actuación como una zona de confort, aunque sí es cierto que dirigiendo los riesgos son mayores, la apuesta es mayor. Dirigir me cambió el sueño, me cambió las maneras, la vida, todo. Mi cabeza estuvo encapsulada durante nueve meses. En cambio cuando uno actúa puede estar en varios proyectos a la vez. Es distinto. Esto conlleva mucha energía, enfoque, precisión… porque uno quiere contar lo que quiere contar y si no lo hacés bien contás otra cosa…
Ese es el mayor cambio que experimenté al pasar de la actuación a la dirección: antes terminaba de ensayar y podía salir a tomar algo, en cambio dirigiendo pasé casi todos los fines de semana encerrada, por lo menos yo no he podido compaginarme de otro modo. Me sentí envuelta por la obra, tomada.

RT:
¿Ve mucho teatro, es seguidora de determinados artistas, cómo ve la evolución del teatro en estos momentos en la Argentina?

MLF:
Voy mucho al teatro. Si puedo elegir entre televisión, cine o teatro elijo siempre teatro. El teatro está cambiando muchísimo ahora mismo. Y en ese cambio encuentro cosas interesantes y otras que no. Es un momento de mucha prueba, de mucho experimento. Está bueno. Matías Feldman hizo pruebas interesantes, “El Ritmo” me parece de las mejores obras que vi en el último tiempo. Ciro Zorzoli me fascina. Terrenal de Kartún es la mejor obra del off. Luego encuentro perlas como “Viejo, solo y puto”, “La mujer puerca”, “Todo piola”… Me gusta mucho el teatro clásico. “El Farmer” es la mejor obra en cartel.
Y bueno, en ese experimento hay mucha obra desarreglada, sucia. Podrían ser buenas, pero son como bizcochuelos que salen del horno antes de tiempo. Entiendo que es difícil reunir un grupo de actores a la misma hora y en el mismo lugar, esa coincidencia me resulta maravillosa o milagrosa. Pero veo muchos actores con ganas de actuar sin importar qué. Si todos fuéramos más selectivos haríamos mejor teatro.
De todas maneras, viví diez años en Madrid y puedo afirmar que el teatro en Buenos Aires es un lujo para los que amamos ir a ver teatro. Hay muchísimas opciones y hay buen teatro: buenos directores, buenos actores, buenos espacios, buenas ideas.

Noticia completa:
Yo, Franca, grito
Son cuatro personajes. Cuatro historias.
Estos cuatro personajes están unidos a través de sus historias de dolor, violencia, soledad, impotencia, amor.
En “Todas tenemos la misma historia”, Darío Fo y Franca Rame cuentan de manera hilarante una historia fantástica, combinada con una introducción realista donde nos topamos por un lado, con las contradicciones que tenemos los seres humanos, tanto en la vida como en la cama; y por otro, con los deseos, que a veces nos convocan y otras nos irritan.
En “La violación” nos encontramos con un texto sacado de un testimonio aparecido en Quotidiano Donna, que Franca Rame y Dario Fo lo trasladan a formas teatrales respetando su contenido. Nos cuenta una violación en tiempo presente y en primera persona.
En “Monólogo de una puta en el manicomio” nos encontramos con una mujer que está siendo tratada en un manicomio por una doctora a la cual le cuenta su historia: su padre intentó abusar de ella cuando era una niña, luego comenzó a tener relaciones sexuales desde muy pequeña.
Ella le cuenta a la doctora por enésima vez sus experiencias sexuales precoces y cómo fue decantando en su vida de prostituta, su relación con el otro y el cobijo que termina encontrando en ese manicomio que la salva de la muerte.
“Yo, Ulrike, grito” es un texto dedicado a la memoria de Ulrike Meinhof, quien fuera periodista alemana, militante de izquierda y una de las fundadoras del grupo armado Fracción del Ejército Rojo. Fue juzgada y apresada por numerosos cargos y apareció ahorcada en su celda luego de cuatro años de total aislamiento. Los autores del texto sostienen que la mataron. En esta historia Ulrike grita a viva voz las injusticias y las luchas que enfrentó por defender sus ideales pacifistas y antinucleares.

Son textos publicados en los años ochenta, textos que cuentan la realidad que vivimos las mujeres desde hace muchísimos años y que hoy siguen vigentes. Textos que nos hablan de hombres, pero que dicen de mujeres.

Autores: Franca Rame y Dario Fo. Traducción al español Carla Matteini.
Dirección y puesta en escena: María Luján Firpo
Elenco: Paula Napolitano. Antonella Bessone. María Gabriela Lage. Macarena Fuentes
Diseño de escenografía: Mariana Meijide
Diseño de iluminación: Paul Damian
Música: Sergio Klanfer
Vestuario: Agostina Prato
Fotografía: Horacio Pablo Annecca
Arte gráfico: Elina Beltrán
Registro audiovisual: Camila Gallo y Priscila Costa
Prensa: Duche&Zárate
Producción ejecutiva: Macarena Fuentes

A partir de septiembre 2017, los Domingos a las 17.00 hs, en Nün Teatro Bar - Juan Ramírez de Velasco 419, CABA-Argentina.

google+