Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

ESPECIAL: “DESPERTAR DE PRIMAVERA” (Parte I) "NUESTRA CRÍTICA"




“Un musical diferente” que viste de gala a la cartelera porteña…


Los jóvenes de “Despertar de Primavera” viven en una Alemania de 1891 donde todo les es dictado por adultos que no se preocupan por explicarles los misterios del mundo que los rodea. Así, hundidos en sus desconciertos y temores, estos adolescentes intentan alcanzar esas “hojas de árboles caídos”, buscando como sea y a los saltos un lugar donde poder ser…

Las historias de estos personajes son sumamente controversiales. Moritz, es un muchacho atormentado por los cambios que llegan con la pubertad; Wendla, ve que su madre evade sus cuestionamientos sobre cómo se hacen los bebés y por ende sabe poco o nada de lo que le podría llegar a pasar; Georg tiene sus hormonas volando por lo techos cada vez que su profesora de piano está cerca y Martha sufre los constantes abusos de su padre. Pero entre tantos relatos de confusiones y tragedias evitables, también está el de una pareja (Wendla y Melchior) que se aman por primera vez, desconociendo o alejándose de las imposiciones de sus padres y de una sociedad conservadora.

La puesta en escena es SUBLIME. La escenografía de Jorge Ferrari está compuesta por diversos elementos que posibilitan que el elenco y la orquesta convivan en un mismo espacio, el escenario pareciera perderse en la platea y esto ayuda a crear un clima de cercanía de lo teatral con el público. La iluminación de Ariel Del Mastro, sin dudas, supera todas las expectativas, impacta, crea sensaciones, se adentra en la platea y representa un altísimo nivel tecnológico, muy poco visto en el país. El diseño de sonido de Gastón Briski es impecable, está conformado por un sistema cuya calidad funciona para potenciar lo visual. Todos estos factores se unen para beneficio de los artistas y más aún, permiten una asombrosa llegada a los espectadores.

Predomina una sensación de quiebre entre una realidad de hace más de 200 años y otra muy presente en las sociedades de hoy. Esto no solo está incluido en el tema central y en los diálogos del musical, sino que también adquiere tres dimensiones por medio del vestuario, confeccionado por Alejandra Robotti, el cual rememora en detalle la vestimenta propia de una zona rural de Alemania a finales del 1800, pero que también sirve para que en su interior los artistas guarden micrófonos, los cuales sacarán a la vista de todos cada vez que sus personajes precisan “alzar sus voces”. Además, el hecho de que el escenario cuente con escaleras de punta a punta y consecuentemente los actores puedan acercarse al público y hasta moverse por los pasillos de la sala, es un ejemplo de este quiebre “pasado-presente”.

La versión de Buenos Aires está integrada por artistas talentosísimos. Los roles protagónicos pertenecen a Fernando Dente (Melchior), Florencia Otero (Wendla) y Federico Salles (Moritz). Los personajes adultos masculinos y femeninos son interpretados por Tony Lestingi e Irene Almus, respectivamente y con covers de Nacho Vavassori y Dalia Elnecavé. Completan el elenco, Mariana Jaccazio (Ilse), Belén Pasqualini (Martha), Eliseo Barrionuevo (Hanschen), Leandro Bassano (Ernst), Micaela Pierani Méndez (Anna), Julieta Nair Calvo (Thea), Julián Rubino (Georg), Cristian Centurión (Otto), Guido Balzaretti (Swing), Stella Maris Faggiano (Swing), Pedro Frias (Swing) y Ayelén Varela (Swing). La orquesta en vivo está liderada por Pablo Olivera y lo acompañan seis músicos profesionales.

Los trabajos logrados por Fernando Dente, Florencia Otero y Federico Salles merecen ser destacados. Dente es un pequeño gran hombre que nació para estar donde está, arriba de los escenarios. La forma en la cual se adueña de Melchior hace parecer muy natural y cómodo lo que realmente, desde lo interpretativo, debe ser exhaustivo y demandante. Otero brilla con profesionalismo, se nota que ha subido un paso más en su carrera; su Wendla abre el musical cautivando inocentemente y con el correr de las escenas, impone su voz y expresión marcando un estilo propio que ya en propuestas musicales previas y en la actual afianzan el hecho de que es una artista que llegará muy lejos. Salles es “palabras mayores”, ¡qué espacio bien ganado tiene!, su Moritz sabe cómo comprarse a un teatro completo por función, se lo ve tensionado en un principio como lo requiere el personaje y a medida que su historia va creciendo, moviliza, se siente inclusive al apagarse y emociona hasta las lágrimas.

Para aquellos que hayan podido oír con anterioridad la banda sonora de la versión original en inglés, se encontrarán que en el trabajo de traducción efectuado por Cris Morena prevalece la riqueza en el vocabulario y se mantienen con ingenio las metáforas y sentimientos presentes en las canciones. Una buena adaptación, en este caso de las letras de los números musicales y del libro, se produce cuando los encargados de las mismas entienden que su labor tiene como finalidad transmitir ideas, formas de ver y percibir al mundo y no la mera traducción de palabras.

“Despertar de Primavera” es un musical de Broadway creado por Steven Sater (libro y letras) y Duncan Sheik (música). Fue nominado a 11 premios Tony, de los cuales obtuvo 8 galardones, incluyendo las categorías de mejor musical, dirección y libro. La historia se basa en la pieza teatral del mismo título, escrita por Frank Wedekind en 1891 y ahora, su exitosa versión musical estrenada en países como Estados Unidos, Inglaterra y Brasil, llega al Teatro Astral de Buenos Aires de la mano de Cris Morena Group y RGB Entertainment.

FACUNDO ESPÓSITO

CLICK para (Parte II) ESPECIAL: DESPERTAR DE PRIMAVERA...

google+

-->
Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS