Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

EFECTO VENTANILLA




Tengo un grupo de teatro amateur... ¿Y ahora qué?


Todos hemos sufrido en algún momento de nuestras vidas el incordioso “efecto ventanilla”; ocurre cuando visitamos la temida administración y nos vemos obligados a abordar, optimistas e implacables, el mundo de la cumplimentación y de los departamentos que la componen, unos tras otros. ¿Y todo para qué? Con el humilde fin de llegar a alcanzar cierta regularidad en una actividad artística, cosa que nos parecía muy sencilla en un principio y que poco a poco se complica en un interminable periplo que nos lleva de ventanilla en ventanilla.

Cuando un grupo de teatro amateur piensa que goza de cierta estabilidad y considera que todos sus miembros son capaces de contraer de manera responsable un compromiso estable (tarea enjundiosa también), entonces es el momento de buscar posibilidades para que el montaje realizado pueda gozar de opciones de representación en diversas ocasiones y espacios, ofreciendo su trabajo al mayor número de espectadores posibles. Ante este anhelado sueño, el ánimo de los componentes del grupo se eleva acariciando la idea de mostrar su labor, pero la realidad no tarda en abatir esas oníricas tentaciones para mostrar una cara muy distinta a la esperada, puesto que todo requiere un tiempo. Ánimo, aunque el trámite pueda ser lento, merecerá la pena.

Los pasos a seguir son sencillos, lo importante es ser siempre doblemente precavido (sobe todo a la hora de aportar documentación), visitar las mencionadas ventanillas llenos de positividad y no rendirse durante la batalla de la desinformación o los desplazamientos injustificados. Al final se recogerá el fruto cosechado.

En primer lugar, el grupo ha de constituirse como asociación cuyos fundadores deben ser como mínimo tres personas físicas. Ser asociación conlleva una serie de ventajas nada despreciables; la facturación correrá por cuenta de dicha asociación (con cuenta bancaria propia) y puede acceder a subvenciones propuestas por diferentes organismos. Además, en la mayoría de los certámenes teatrales ser asociación es premisa indispensable. Para conseguir la documentación necesaria debemos dirigirnos a la página web de la Comunidad (por ejemplo la de Madrid) www.madrid.org, siguiendo el siguiente itinerario: en la página inicial accederemos a Consejerías, y allí a la Consejería de Presidencia Justicia e Interior. A mitad de página encontramos un desplegable donde hay que pinchar en D.G de Seguridad e Interior y en está última en la parte superior de la página, en Planes y Actuaciones. Allí habría que buscar todo lo referente a Asociaciones y seguir los pasos indicados. También hay un teléfono gratuito que pertenece al Registro de Asociaciones donde pueden darnos esta información: 900 705 080.

Una vez conseguido el estatus de asociación, habría que indagar los espacios donde conseguir programar funciones. Es interesante recopilar salas de teatro privadas para presentar dossier, pero otra alternativa quizá más accesible pueden ser los centros culturales. En el caso de la Comunidad de Madrid podemos visitar la página www.munimadrid.es , y recopilar todos los centros de los que se dispone.

En cualquier caso, siempre podéis solicitar ayuda en las Concejalías (tanto en la de Cultura como en la de Juventud) que os ofrecerán toda la información necesaria, también la referente a las subvenciones convocadas.
Como he mencionado anteriormente, la burocracia no es plato de buen gusto para nadie, porque el papeleo resulta pesado y poco gratificante, pero con la ayuda de la administración y la constancia seguro que el barco llegará a buen puerto.


Silvia López-Ortega

google+