Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

EL RETO DEL TEATRO




Desde la nada, hasta la gloria del aplauso final


Todo empezó como un reto, un afán de superación que llevaba tiempo inquietándome y que, finalmente, vino a hacerse realidad en forma de musical. Cuando iba al teatro... siempre me sorprendía el trabajo de todas aquellas personas que, como en cuento, aparecían ante mí, interpretando, llegando al público a base de arte y ensayo... mentiría al decir que, todo aquello, no me atraía en absoluto.

El día que me enteré de que, en un pequeño grupo amateur, se iba a representar CATS, además de emocionarme, algo dentro de mí me dijo que yo tenía que formar parte de aquel proyecto. Aunque solo fuera “de bulto”, en la última fila o rincón. Quería sentir lo que era estar en un escenario, con focos iluminándome, quería sentir los típicos nervios de antes, la emoción de los aplausos del final.... No sé, tenía inquietudes que me empujaban a lanzarme y... ¡probar! Pero, por otra parte, imaginarme en un escenario me causaba mucho respeto y miedo. Al final, la fuerza y el afán de superación fue más fuerte y me decidí a vivirlo no como espectadora, sino en primera persona.

La verdad que ese año fue muy especial, lleno de experiencias y vivencias nuevas. Vivencias y momentos que me han ayudado a conocerme un poquito más, a confiar más en mí, a perder parte de mi miedo escénico y a creer y luchar por aquello que me inquieta y quiero. Esa mirada de aquel niño, esos aplausos del público, esas felicitaciones y palabras de apoyo y ánimo, esas sonrisas sinceras.... fueron regalos que hicieron de nuestro Cats, algo especial y mágico. Cats siempre será, para mí, EL MUSICAL, aquella fábrica de sueños que me empujó y adentró en un mundo mágico en el que todo es posible con tan sólo quererlo y afrontar el reto: el teatro.

Este año vuelvo a tener la oportunidad de sufrir la ceguera ilusoria de unos focos que ensalzan mis sueños, de poder emocionar y emocionarme, haciendo pasar un buen rato a todas esas personas que vienen a compartir, con nosotros, un año de trabajo y esfuerzo. Tengo la oportunidad de seguir creciendo y de volver a disfrutar del reto que un día me llevo a los escenarios, y me metió de lleno en el maravilloso mundo del teatro.

Mi gran amigo y “culpable” de que yo acabara en el teatro me dijo un día que el teatro era algo especial. Hoy le entiendo, y os animo a todos a que lo intentéis y disfrutéis, porque estoy convencida que será una experiencia inolvidable, como lo fue para mí (y para tantos otros que cayeron rendidos ante el poderoso hechizo).

Cristina Albendea Saornil

google+