Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Criticas

FALSETTOS (NUESTRA CRITICA)




“Familia disfuncional”...


Siempre festejo que en Buenos Aires se estrenen musicales que tuvieron éxito afuera, ya sea en Broadway o The West End; a veces, el espectador, no tiene en cuenta que esto es todo un esfuerzo y el hecho de adaptarla es un gran desafío para el adaptador, aunque en oportunidades se logre el objetivo y en otras no funcione. Así se estrenó "Falsettos", una pieza de William Finn y James Lapine; esta obra es un verdadero clásico de Broadway, recibiendo en 1992 los Premios Tony a la mejor música y letras y al mejor libro.

También me puso muy contento que un talentoso artista debute como director, Diego Ramos, quien no sólo es muy querido en el ambiente, se ha ganado un lugar por su talento como intérprete y tiene una larga trayectoria a pesar de su corta edad; pues… felicitaciones!

De la labor de Diego en la dirección, destaco sobre todo, un gran trabajo con sus inmensos actores. Los elegidos para este musical, ya tienen una voz propia en este género: Alejandra Perlusky, sencillamente descomunal, quien se adueña de la obra, con una voz y entonación increíbles, es quien logra la mejor simbiosis entre la partitura y su volumen de voz; Christian Giménez también con una cintura perfecta para este tipo de teatro; el versátil Julián Pucheta, que demuestra lo completo qué es; Tomás Wics, un joven que le auguro una gran carrera e Ignacio Francavilla, a quien nunca había visto en escena, también solvente.

La dirección musical es de Santiago Rosso y la coreografía de Vanesa García Millán.
La historia toca muchos tópicos complejos, que a pesar de ser presentados en tono de comedia no pierden por ello su contundencia. Un padre de familia se enamora de su mejor amigo y comienza una relación con él; su ex mujer, su hijo y el mismo recurren a un particular analista para que los ayude a resolver los conflictos derivados de este romance y allí las historias se empiezan a cruzar.

Debo recalcar que el trabajo de los actores es brillante, nunca dejan de cantar; es decir, es una obra permanentemente musical y eso requiere de un esfuerzo muy grande. La partitura es muy compleja y bastante vertiginosa, las estrofas se deben comprimir para que las palabras se ajusten a la musicalidad, a veces perdiéndose algunas de ellas y no logrando escuchar todo el espectador.

"Falsettos" cumple con creces, principalmente, por el grupo actoral y un director que a pesar de ser novato, quiere seguir apostando a un género que muchos amamos!

GUSTAVO MARTIN SCUDERI
Ver noticia completa:

google+

-->