Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

GRANDES ESTRELLAS DEL CINE MUSICAL




Repasamos la trayectoría de las grandes estrellas del cine musical


“Se está quedando calvo, no es muy guapo y no canta bien pero baila de maravilla”. El vigor, la elegancia y el éxtasis en el musical llegaron de la mano de Fred Astaire. Un nombre lleva al otro, Ginger Rogers. Sin duda hicieron grandes trabajos por separado pero juntos inventaron el concepto de quimica en la pantalla, aunque fuera no se pudieran ver. Quizá sea ese uno de los requisitos para convertirse en pareja de leyenda; Fred y Ginger, Vivien y Clark, Herzog y Kinski… todos se odiaban pero su complicidad ficticia traspasaba la pantalla. Astaire no solo destacó por su habilidad como bailarin también introdujo varias novedades sobre todo en la forma de filmar las escenas con baile; Astaire exigía mantener la cámara fija en plano general para que todos los movimientos quedasen registrados, esta regla se mantuvo varias décadas hasta que Scorsese la rompió.
“Si Fred Astaire es el Cary Grant del musical, yo soy el Marlon Brando” afirmaba Gene Kelly.

Kelly tenía una gran personalidad, era un gran coreógrafo y actor entusiasta. Todas sus cualidades le catapultaron a la fama a finales de los años 30, primero en Broadway y después en la gran pantalla. Tanto era su talento que cuando estallo la Segunda Guerra mundial no le permitieron combatir entre 1944 y 1946. Tras la guerra su carrera su carrera fue solo ascendente hasta los sesenta cuando abandono el musical y empezó a desarrollar su faceta como actor dramático. Tras unos años de silencio volvió a la cima como director con “Hello Dolly”. Después se fue retirando silenciosa pero elegantemente hasta convertirse en un hombre anónimo dedicado a su familia.
Brigadoon fue uno de los pocos fracasos en la carrera de Gene Kelly. Esta superproducción fue un fracaso total que no recaudo apenas los gastos que había generado. Ese año una humilde película salvo a la productora de la quiebra, “Siete novias para siete hermanos” protagonizada por Howard Keel.

Howard Keel no fue una superestrella pero si que tuvo su lugar en el celuloide. Su película mas recordada es “Siete novias…” un éxito del todo inesperado. Era un gran cantante y actor, incluso llego a sustituir al mismisimo Sir Laurence Olivier en 1953. Fue pasando de la Warner a La Metro de un año para otro, y no siempre porque no le quisieran alli si no tambien por preferencia propia. Ninguna de las dos aceptaron cumplir uno de sus mayores deseos; hacer fotos beefcake, un equivalente a las fotos de Playboy pero con hombres y un poquito mas tapados. Si tenia sex-appeal y si se explotaba su virilidad pero su publico estaba acostumbrado al cartel de ¨Para todos los publicos¨ .

Junto a el, o bajo su protección, estaba Russ Tamblyn que comenzó en el cine a los 13 años con mito erotico gay de por medio.

El era acróbata más que cantante o bailarín pero en vez de perjudicarle le beneficio. En West Side Story destaca sobre sus compañeros por la dificultad de sus coreografías, en realidad el verdadero peso de la película recaía en los hombros de Tamblyn y George Chakiris, ya que los protagonistas fueron elegidos mas por su complicidad que por su talento, ambos estaban doblados en las canciones. Unos pocos años mas tarde su carrera habia terminado y se reducia a peliculas extrañas de serie b. Es una de esas promesas que pudo haber sido grande pero solo se quedo en el poder.
En su debut también contó con el apoyo de Jane Powell aunque ella nunca llego a ser la estrella que la productora pretendía.

Era la niña jilguero. Participo en varias producciones después de “Siete novias…” No bailaba, no cantaba demasiado bien pero entraba en el canon de belleza de la época por lo que tenía posibilidades. Era muy bajita, menudita, rubia, con ojos azules y cara angelical. Nunca se le presentó como una sex-symboll si no como a la mujer, vecina o hija que todo el mundo querría tener.
Sin embargo en la realidad era una persona bastante arisca que rechazó varios proyectos por considerarlos demasiado bajos para su nivel. Esa manía le llevo a rechazar un papel junto a Mario Lanza en una película que pretendia ser un gran exito.

Esa película era “El gran Caruso”, sin embargo ni el uno ni la otra llegaron nunca a hacerse al proyecto; primero por la negacion rotunda de Powell por trabajar con Lanza y mas tarde por el mismo abandono de Lanza sin dar ningun tipo de explicaion a la productora, como venganza le sustituyeron y usaron las canciones que el habia grabado como playback. A pesar de sus capricos Mario fue una gran estrella e inspiración para las futuras generaciones de tenores como Placido Domingo o Pavarotti.
El director de “El gran Caruso” fue Vincente Minelly, con el que Mario Lanza tuvo fuertes discursiones uno de los mejores en el ámbito musical. Estuvo casado con Judy Garland durante varios años, se dice que fue una de las etapas más estables de la actriz.

Fue una niña de la edad dorada de Hollywood y nunca supero ese rol. Debuto como protagonista a los 16 años en “El mago de Oz”, actuación que la catapultó hacia la fama. A pesar de su gran belleza la MGM nunca la aprecio en demasía haciéndola sentirse inferior a sus compañeras y sometiéndola a innumerables modificaciones como cambiar el grosor de sus labios y la línea de nacimiento del pelo. Su inestabilidad emocional unida a la presión de los fans para que siguiera cantando frustraron la carrera de una gran actriz dramática. Garland es el icono gay por excelencia ya que una ceremonia en un bar gay celebrada en su honor el día de su muerte dio lugar al nacimiento del día del Orgullo gay el 28 de junio debido a la interrupción violenta de la policía para disolverla.
Su hija Liza Minelli heredo ese titulo gay además de un gran talento musical. Debuto con mama y como mama a los tres años.

Es la única ganadora de Oscar cuyos padres también consiguieron ese galardón. La película que la convirtió en mito fue Cabaret aunque a sus escasos treinta años ya había cosechado grandes éxitos en Broadway. Liza, al contrario que su madre, si que asumió su papel como cantante con gran orgullo, de hecho su carrera en el cine en comparación con su carrera musical es muy escasa. Todavía sigue en activo haciendo giras y reinventando cada una de sus canciones, suyas, porque nadie mas podrá ser Sally Bowles.
Se dice que cuando sustituyo a Julie Andrews en “Victor o Victoria” los aplausos podían oírse por todo Broadway. Esto le atribuye un gran merito ya que es difícil sustituir a una mujer que es “prácticamente perfecta en todo”.

Como casi todos los de la época Julie Andrews empezó en Broadway con apenas veinte años y siguió su carrera en el teatro hasta que en 1956, tras perder el papel protagonista de “My Fair lady”, consiguió interpretar a Mary Poppins, actuación tan memorable que le valió el Oscar de la academia, un globo de oro y un Grammy. Con el paso del tiempo su carrera se hizo intermitente. Una de sus desapariciones mas largas fue cuando le diagnosticaron un cáncer en la garganta del que se recuperaría pero que supuestamente le había arrebatado su voz. Sin embargo ella trabajó pasados los sesenta años hasta recuperar su timbre tal cual habia sido.
Fue Audrey Hepburn quien protagonizo la versión cinematográfica de “My fair lady” en lugar de Andrews.

Aunque Audrey sea más recordada por su elegancia que por su talento en realidad era una gran bailarina y tuvo grandes escenas musicales. Audrey creció en una Holanda ocupada por los nazis y vivió siempre marcada por su paralelismo con Ana Frank, ambas tenían la misma edad y vivieron en el mismo sitio aunque las situaciones fueran diferentes.
La Hepburn fue diva por suerte, ya que casi todos los proyectos que nos hacen recordarla cayeron en sus manos de rebote. Desayuno con diamantes fue protagonizada por Marilyn Monroe en la mente de Truman Capote, su autor, pero finalmente fue para Audrey. Marilyn en esa época ya estaba cansada de sus papeles tontos y se había vuelto mas selectiva.

Marilyn, al contrario que los demás citados, viene de la época decadente del musical, esa época en la que las canciones no eran algo natural que provocaba una idea, una frase o una situación si no relleno de guiones cojos y sin sentido. Ella era una cantante y bailarina bastante decente teniendo en cuenta que empezó a formarse atropelladamente pasados los veinte años. Es conocida por sus numerosos amores pero solo tuvo uno único y duradero, su romance con la cámara. Ella era la única que podía captar a Marilyn Monroe tan especial e inimitable como era. Cada gran estrella del musical tiene su momento mítico; Gene Kelly cantando bajo la lluvia, Judy Garland en su lugar mas allá del arco iris o Russ Tamblyn volando, que no bailando, en el West side, Marilyn proclamó al mundo quien era el mejor amigo de la mujer con tal encanto que a nadie le molesto, el titulo de material girl se lo llevó su “imitadora” Madonna.
Sinatra y Marilyn vivieron un romance con dos versiones diferentes; unos afirman que fueron dos almas solitarias que se encontraron brevemente y otros que Sinatra encontró un juguete sexual del que mofarse.

Esta dualidad se mantuvo durante toda la vida de Sinatra, siempre tuvo dos caras; el ángel que cantaba a Nueva York y el líder de la Panda de las Ratas que se relacionaba con la mafia. Pero el hombre no tiene nada que ver con el artista, el es La Voz y cualquier tema que haya interpretado nunca tendrá una versión mejor “I did it my way” siempre sonara en nuestra cabeza con la voz de Frankie, ¡y si no es así debería!
Barbra Streisand es la cantante más influyente en la música americana desde Sinatra. Las dos voces estadounidenses mas importantes de la historia compartieron escenario solo una vez interpretando “I´ve got a crush on you”.
Cantante, actriz, productora, compositora, y directora ganadora de Oscars, Grammys, Emmys y Globos de oro. Su poderosa y excepcional voz eclipso una figura poco atractiva y triunfo en una época donde el inalcanzable canon de belleza marcaba el ritmo. A pesar de ser una de las mejores los críticos y académicos siempre han sido reacios a reconocerle su valor, hay quien afirma que si hubiese sido hombre habría llegado mucho más lejos. A pesar de todo ella resiste críticas y se mantiene tal como es, y por ser como es sus fans le adoran y no le echan en cara que sus giras sean escasas y minoritarias. Dolly prometió que nunca se volvería a ir y Barbra tiene fama de mantener sus promesas.

No puedo terminar sin dedicarles unas líneas a unos grandes actores que ocuparan un lugar siempre en nuestros corazones y pido desde aquí al menos una sonrisa en su recuerdo. Ellos fueron grandes profesionales que nunca nos decepcionaron, que aguantaron las 500 veces consecutivas, si no mil, que quisimos verlos sin excusas ni caprichos. Son Blancanieves y los enanitos, Pinocho, Cenicienta y sus ratones, Alicia y los habitantes del país de las maravillas, Baloo, Moogli, Peter, Wendy, los niños perdidos, Ariel, Sebastián… Cantaban, bailaban y conseguían lo impnsable conseguir hipnotizarnos durante horas con su actuación para luego imitarlos en nuestros juegos prestándonos su “mundo ideal”.

Carmen Bena

google+

Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS