Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Criticas

LA VIDA A PALOS (NUESTRA CRITICA)




“Taconeando”...


Este 2018, nos viene trayendo grandes figuras internacionales, proponiéndonos interesantes piezas de teatro de texto, que inclusive, en algunos casos, están musicalizadas con temas característicos de su país de origen. Ese fue el caso, por ejemplo, del mexicano Gael García Bernal, con “Ejercicios fantásticos del yo”, que nos traía el complejo mundo de Pessoa; también, tiempo atrás, se animó la fantástica Carmen Machi con “Juicio a una zorra”, de hecho, una obra estupenda; e incluso Willem Dafoe, protagonizó “The old woman”.
La verdad es un placer contar con que estas estrellas vengan, por un par de funciones, a brindarnos su arte y el regreso a las tablas de Imanol Arias, no es evento menor; ya que no solo sube nuevamente a escena, sino que también presenta en el emblemático “Maipo”, “La vida a palos”, su gran vuelta al teatro luego de 24 años.

La obra fue escrita por dos personalidades muy reconocidas en España, no solo por su talento para escribir letras, que luego serán interpretadas por los más célebres artistas del flamenco, o por sus profundos conocimientos de este ritmo; si no por su erudición literaria que encuentra en sus raíces a Borges, Pessoa, Lope de Vega, etc. Pedro Atienza y José Manuel Mora, lograron un espectáculo casi onírico y apoyado fundamentalmente por un puñado de artistas de gran oficio.

Imanol es el centro indiscutido de la obra, donde juega a desdoblar su actuación en varios personajes: un padre que deja su historia para que sea contada por un hijo cineasta, del cual se desentendió. Al principio, nada querrá saber este vástago abandonado, con la historia de su progenitor, un gitano mujeriego y muy irresponsable para con su familia; pero el flamenco hará que presente, pasado y futuro se unan en una narración que no le da respiro al espectador.

Dirigida por Carlota Ferrer, en esta obra, no utiliza solo un género artístico, si no que por supuesto, al teatro se le suma la música e incluso el cine. La puesta está muy bien lograda, dándole no solo un aire moderno, pero que respeta y plasma el origen del flamenco.

La voz increíble del cantaor Raúl Jimenez, eriza la piel cada vez que entona un martinete, solear, colombina, fandango, nana o taranto, un real placer escucharlo; al igual que a Guadalupe Lancho, de una trayectoria muy interesante en el cine también.

Del mismo modo, resultaba muy atractivo ver en escena a Aitor Luna, una cara muy conocida en series de gran éxito a nivel mundial, como “Velvet”, “La fuga”, etc.; quien, con su magnífica presencia, sabe acompañar a un maestro como Imanol.

“La vida a palos” es un espectáculo complejo, que no es para cualquier espectador; una pieza que no se digiere fácilmente y se olvida, sino que paradójicamente requiere de una gran concentración, pero, por otro lado, la capacidad de dejarse llevar por bellos cuadros y por una música apasionante.

GUSTAVO MARTIN SCUDERI
Ver noticia completa:
Video de conferencia de prensa:

google+