Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Criticas

LAS NOCHES BLANCAS (NUESTRA CRITICA)




“Ser amado”...


Con cambio de teatro, ahora en El extranjero, se presentará los días lunes en su segunda temporada, "Las noches blancas", ya la sola mención de este título nos trae a la mente un nombre muy aclamado, Fiodor Dostoievski.

Lo interesante de la propuesta, que se encarga de remarcar que se trata de una obra de este emblemático autor, y aunque parezca contradictorio es la apropiación que hace el director Ariel Gurevich de la misma. Su dramaturgia logra traernos el clásico literario con toques de modernidad, que en ningún momento divide en dos a la obra, al contrario el resultado es impecable.

La pieza que desborda de nostalgia, nos compra desde un comienzo, en el que un hombre encuentra a un joven llorando en la calle y lo invita a subir a su departamento. Entre ellos comenzará una extraña relación, el joven espera a una mujer, en cambio el otro personaje ve en él la posibilidad al amor. Solo hay una cláusula para mantener este vínculo: el muchacho accede a visitarlo todas las noches pero, a condición de que no se enamore de él. Como toda historia romántica, tiene que haber un tercero en discordia, en este caso es la portera, que espera ansiosa ser amada.

La obra propuesta tímidamente con un registro musical, brilla en su trío protagónico, en su texto y en los cuadros que están dotados de una gran sensibilidad; se nota la misma, muy sentida.
Nelson Rueda como el hombre solitario, Esteban Masturini como el joven y Silvana Tomé como una desopilante portera, suman a una propuesta muy bien concebida. En la sala, los actores, tienen que lidiar también con la proximidad del público, siendo un texto que hace partícipe al espectador, pues ellos nos cuentan la historia. Los tres logran dotar a los personajes de carnadura y en ningún momento los abandonan. Los pasos musicales son preciosos y coherentes al relato, difícil tarea, muy bien lograda por Ariel.

"Las noches blancas" es una propuesta altamente meritoria, donde un creador vuela y trae un relato de antaño para dotarlo de una sensibilidad envidiable, y por supuesto recomiendo sobradamente su visión.

GUSTAVO MARTIN SCUDERI
Ver entrevista con su autor y director:

google+