Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

LOS INICIOS NUNCA FUERON FÁCILES




Cuestiones legales a la hora de formar tu propio grupo de teatro


Éste es un artículo dedicado a todos aquellos que nos leen, y que en alguna ocasión, o incluso actualmente, se han planteado la posibilidad de crear un grupo de teatro amateur. Quizás ahora mismo te encuentres buscando una vía para dar rienda suelta al sueño de que tu grupo pase del anonimato al reconocimiento social y sea aclamado por el público; no dudes que es toda una oportunidad y, mejor aún, piensa en lo bonito que sería cumplir ese deseo. Aquí te damos alguna idea, solución, consejo o dato que quizá puedas utilizar. Mucha suerte.

La frase “El apoyo a la creación es uno de los capítulos más importantes pero al mismo tiempo más complejos”, que reconoce el propio Ministerio de Cultura, sintetiza el artículo. Es un campo en el que es todo muy relativo, muy vago, y al final, cada uno tiene la suerte de lado cuando menos lo espera.

Como contexto: en España hay 17 comunidades autónomas que, no por pertenecer al mismo Estado, deben regirse por las mismas leyes. Se da una levedad organizativa en cuanto a los poderes y los responsables de cada acción, debido a que ciertos sectores culturales como el teatro, el audiovisual o la música, dentro de la Administración del Estado, se hallan configurados como entes autónomos. Tienen personalidad jurídica propia y son de limitada autonomía. La gestión pública de las artes que aquí nos competen, las artes escénicas, corresponde a dos organismos autónomos: el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) creado en 1984 y regulado por el Real Decreto 2491/1996; y el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA).

Como decía, en este terreno la ley es bastante ecléctica; no hay una legislación firme para utilizar a la hora de querer formalizar un grupo de teatro recién nacido. Es todo relativo, y cambia según utilices unas u otras leyes, incluso a veces se contradicen. Carecemos de un estatuto del creador cultural, aunque partiendo de la base de que no existe el estatuto del propio artista, poco más queda decir al respecto.
Las artes escénicas en general son un sector cultural que desde siempre ha sido objeto de un constante fomento. Al Real Decreto que lo rige le corresponde cumplir las funciones de fomento y difusión de las actividades teatrales y el control de la gestión de las diferentes unidades de producción dependientes del INAEM.

Pero no penséis que todo está perdido, siempre queda un atisbo de luz al final del túnel, y en este caso se trata de las asociaciones y fundaciones, que cumplen un papel esencial a la hora de dar oportunidades a los nuevos talentos. Es la fórmula mayoritaria de apoyo institucional a artistas y creadores en España, a través de la acción administrativa de incentivo, en forma de premios, ayudas y subvenciones. Es, precisamente, la finalidad cultural uno de los requisitos que la ley recoge para optar a ser algo público, lo que conlleva sus propias ventajas. Es decir, todo aquello que tenga intenciones culturales, es nombrado por ley como fin típico de los intereses generales que se exigen a las fundaciones, por lo que son su mayor preferencia, ya sean privadas o de interés público.
Otra gran ayuda es el mecenazgo, política con la que cuentan las fundaciones para complementar sus propios proyectos, colaborando con entidades e instituciones de relevancia, cultural e institucional, que contribuyen al desarrollo cultural. Las verdaderas medidas de fomento a la creación se apoyan en esta práctica.

No olvidar las ayudas de los gobiernos y las ciudades, independientemente de los pasos que la normativa ofrezca para darse a conocer, los cuales organizan ferias, muestras, concursos y certámenes, cada año y en todas las comunidades autónomas, para dar a conocer esas obras de nueva creación por parte de nuevos talentos. Esos grupos de teatro amateur, tienen su oportunidad de oro al alcance de la mano probando en estas preciadas ocasiones.

Algo que diferencia a Madrid del resto de España, es la realidad de que a éstas, la Administración les atribuye mayor intervención pública y legislativa sobre estos temas; mientras que la capital española tiene una clara voluntad de apoyo a la cultura por parte del Estado, pero se concede más espacio a la intervención privada. No digo con esto que el Estado interfiera directamente en él, lo que sí hace, es poner las condiciones para la creación.

Para finalizar unos datos acerca de la incidencia de estas compañías en nuestra comunidad. La práctica amateur resulta muy difícil de medir y apenas existe información estadística. En el teatro, en los últimos años, la actividad amateur representa alrededor del 30% del total de las funciones y una cifra de un 8% del total de lo recaudado. Esta actividad se presenta de forma gratuita, generalmente, y es promovida, como digo, por los Ayuntamientos o asociaciones y entidades sin ánimo de lucro.


Ana Auñón

google+

Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS