Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Noticias

MATIAS VIVOT - TALENTO DE LA MÚSICA SINFÓNICA ARGENTINA




Una nota para acercarnos a éste jóven director que lleva la música en el alma


Matías Vivot es un joven talento argentino, que poco a poco se va abriendo paso en las grandes lides de la música sinfónica nacional. Con sólo 29 años, ha formado “Musicals Concerts”, un emprendimiento de orquesta y coro, con 70 artistas en escena, y 300 personas por año que audicionan para tratar de conseguir su lugar en cada proyecto.

Egresado de un colegio con orientación técnica, la vocación artística musical fue definitiva y evidentemente marcadora.

Según sus propias palabras “para definir a una persona conviene primero hacer referencia a algunos acontecimientos de su infancia, que preludiasen el posterior desarrollo de sus cualidades, asi conviene decir que Jesús resusitaba palomas en la plaza a los 3 años, o que Tchaikovsky tocaba polirritmias en compases de amalgama con el tiki-taka en el jardín. Sin embargo esto solamente funciona en la poesía, no en la realidad”. Él nunca había tocado ningún instrumento musical, pero a los 18 años, en una comida con amigos, cuando por enésima vez le preguntaron qué estudiaría al terminar el colegio, de la nada e inspirado probablemente por una guitarra como único instrumento musical que tenía a la vista, inconscientemente respondió, “lo más importante que haya en la música”…y nunca mas dudo: Director de Orquesta.

Ningún pariente lo incentivó. No hubo ninguna influencia en la familia... Para costear la carrera de Dirección Orquestal, trabajaba como asistente en 7 coros y 2 orquestas.

Matías explica su amor por la música, resaltando “lo abstracto” de ella. El sonido y los componentes armónicos y acústicos de cada instrumento, y como se coordinan e interactúan entre si. Son esos los factores que la hacen tan rica, y que hicieron nacer en él la pasión por éste arte.

“La música tiene una dimensión que la hace viva cuando está la orquesta tocando. Un disco es solo un recuerdo que nos queda de esa música. La música es el único arte que solamente existe en la cuarta dimensión: el tiempo. Son frecuencias complejísimas, que vibran en un cierto momento exacto, en el espacio.”

“¿Qué es más valiosa, la música de un instrumento solista o de toda una orquesta? Lo valioso del arte depende del placer que produce, y a su vez eso va de la mano de la complejidad. Simplemente porque a mayor complejidad, más dificultad se presenta para llegar y absorberlo, y mayor es el placer que causa, de ahí el valor (…) La complejidad de una orquesta es distinta a la de cada instrumento en particular. La diferencia principal radica en que un instrumento solista está íntimamente ligado al compromiso del ejecutante, y que le da esa carga afectiva que hace que un solo de flauta traversa, por ejemplo, emocione tanto como compases íntegros tocados por la orquesta a pleno. La complejidad del solista se encuentra escencialmente en la calidad del sonido, la de la orquesta, si bien el sonido es vital, suma la complejidad de la sumatoria de esos sonidos, armónica y contrapuntísticamente.”

Sus primeras incursiones en la música, fueron en la música clásica: antigua, barroca, o contemporánea, pero nunca música popular. La orquesta no fue inmediata. Primero estudiar Dirección Orquestal en un conservatorio, y luego en la Universidad: Dirección Coral….”aunque la formación no termina nunca, y sigue día a día.”

Al momento de elegir un tipo de música con el que se sienta más a gusto, se inclina por la música antigua, de la Edad Media. Se siente identificado con los troveros del Renacimiento, que fueron los que inventaron el concepto de enamorarse una persona de otra, como algo bueno, y no como una enfermedad como se venía considerando históricamente (al extremo que existía una escuela de sangradores que curaba el mal de amor).

La música ha evolucionado a lo largo de los siglos X y XI de la mano justamente de los troveros, que supieron ir enriqueciéndola con versos, desarrollándola, y evolucionando.

El gusto por la música popular llegó de a poco. Primero fueron el folklore y el tango, y luego se abrieron las otras ramas…El teatro musical recién apareció en su horizonte, hace cuatro años, y fue de la mano de “Jekyll & Hyde”, cuando un amigo le presentó la obra, y le propuso que la encarara con la orquesta… Luego le siguió “The Lion King”, y recientemente “Les Miserables”…El no tener muchos musicales vistos personalmente en un escenario, lo ayuda al momento de evaluar y poder ser objetivo en la apreciación de las partituras.

The Lion King, lo impactó por el gran trabajo de Hans Zimmer, que orquestó maravillosamente la obra, desde su concepción para la película. A eso se sumó que es una partitura sumamente rica, con mucha influencia africana, que permite, cantar en suahili y es concebida desde lo vocal, por eso fue ideal para su ensamble de coro y orquesta.

Parte del gran merito de Matías, es que no sólo se limita a elegir una obra para presentar, sino que la vuelve a orquestar, y hace nuevos arreglos musicales para su versión. En un trabajo que le toma casi seis meses para cada nueva obra que elige, él se da la libertad de poder modificar lo que termina siendo una versión enriquecida por su propio criterio. “Ni mejor ni peor que la original, sino simplemente diferente” y con los toques personales de un amante de la música, que tiene la objetividad suficiente como para que cada obra vuelva a lucirse pero desde otro ángulo, quizás con otras voces, con otros instrumentos, o con otros arreglos, pero sin cambiar su esencia. En la reciente versión de Les Miserables, por ejemplo, la canción “Bring him home” toma un cariz totalmente distinto cuando está bajo la batuta de Matías. No olvidemos que todas las presentaciones de la orquesta de Musical Concerts, son de versiones sinfónicas de obras concebidas originalmente para ser representadas en un escenario, por lo tanto es casi mandatario dotarlas de elementos extras que las hagan ricas, sin estar acompañadas de la parte actoral.

El trabajo de Matías no termina solo ahí, sino que también es autor de obras inéditas, como es el caso de “Mujeres de la conquista”, una obra teatral musical que estuvo dos años en cartel, y que trata sobre las mujeres de la conquista de América, con música mayormente folklórica.

Su nuevo emprendimiento es “PÁBULOS DE LA MUERTE”, donde Matías es el autor de libro, letra y musica.
La primera pregunta que surge es ¿Qué significa la palabra “pábulos”?...Un sinónimo aproximado sería “motivo para existir”…o sea: El motivo de existir de la muerte…o “qué es lo que alimenta a la muerte para que exista”. Un tema tan oscuro como puede ser éste, es tomado de manera inteligente en un drama profundo con un cariz tragicómico, todo amalgamado en un ritmo predominante tanguero.

Musical Concerts, ya es un gran emprendimiento, que cuenta con un equipo de gente que ama el género…Donde ni el director, ni los cantantes, ni los músicos tienen trayectoria en música teatral, y eso hace más valioso el esfuerzo, y mejores aún los resultados. Volverán a presentar “Les Miserables” en la segunda mitad del 2012, y sumarán “Dracula” para fin de año. Seguramente con idéntico éxito.

CRISTIAN WITTE

google+