Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Entrevistas

NAÍM Y Mª ÁNGELES: DOS REYES




Entrevistamos a los protagonistas de El rey de bodas: "Quizá volvamos en Septiembre"


Llegamos al Teatro Nuevo Alcalá, ansiosos por lo que allí nos esperaba. La tarde se preveía entretenida, pero al mismo tiempo no podíamos contener esa mariposa que aletea incesante en el estómago cuando tienes una cita con alguien a quien admiras. Acordamos estar a las 17:00 horas y, sin retraso, ya aparecía Naím Thomas, aunque al poco tiempo la sonriente María Ángeles Virumbrales hacía acto de presencia por la puerta trasera: -“no les gusta que entremos por la puerta principal”-, nos aseguraban. Los protagonistas de “El rey de bodas”, musical que, tristemente, ha bajado el telón por última vez el pasado 9 de marzo después de casi 4 meses en la cartelera, nos recibieron con una simpatía y cercanía de la que pocos pueden presumir, dando lugar a una tarde llena de risas, diversión, y tan entretenida que se nos pasaron volando las pocas horas que estuvimos con ellos.

Casi al tiempo que entrábamos, comenzamos a charlar acerca del musical, de sus opiniones, sus vivencias, sus momentos, por lo que antes de colocar la grabadora para dejar testimonio de sus respuestas, teníamos valiosísima información que no quisimos desaprovechar.

NAÍM Y MARÍA- Desde el principio, la obra ha cambiado mucho. Hemos cortado texto y cosas. Las previas nos sirvieron para ensayar lo que es verdaderamente importante. Para la primera previa no habíamos hecho ningún ensayo general entero. Cambia todo; el tema del tiempo, por ejemplo. Cuando salen cobres se nota el cambio. Por muy bien que lo hagan, que lo hacen muy bien, notas que el ritmo general se resiente. Es que tardamos 4 o 5 minutos más, pero a nosotros se nos hace eterno, y mira que es curioso, pero cuando entra otra persona es como que no sabes lo que pasa, cambia mucho. Aunque esa cuestión tan milimétrica no la llevamos a cabo. Para nosotros es espectáculo. Para nosotros gamberrear, improvisar… da para relajarse. Es nuestra obra, la hemos creado nosotros, no es lo mismo que se puede ver en Broadway. El director nos lo decía: que este era nuestro musical.

REDTEATRAL- ¿Entonces, se va adaptando a vosotros?

MARÍA- No es como en los musicales tan marcados como “Los miserables”, que la gente espera lo mismo siempre, y “clavao”.

NAÍM- Pero ¿sabes qué es lo que pasa? los clásicos de hoy en día no son lo mismo que cuando aún no lo eran, también han evolucionado. Porque si Shakespeare viera las obras de hoy, que han surgido de las suyas, igual se pegaba un tiro. Los clásicos ya no son tan clásicos.

REDTEATRAL- ¿Cuando supisteis que lo vuestro era actuar??

MARÍA- Desde los 8 años siempre me apuntaba a las obras extraescolares en el colegio, y pisando el escenario te das cuenta de que no lo quieres dejar, de que ojalá algún día te puedas dedicar todos los días a algo así, sobre un escenario. Y bueno, poco a poco te vas metiendo en actividades. Acabé en el grupo de teatro del Colegio Salesianos de Paseo, y me iba dando cuenta de que me gustaría dedicarme a esto, y mira, se ha cumplido. Ahora lo que cuesta es mantenerse. Este suelo de madera me encanta (risas).

NAIM- Yo empecé muy pequeño, con 7 años, pero a nivel profesional, porque lo primero que hice fue en Antena 3, y entonces no era consciente. Continué una racha muy seguida de trabajo y entonces, es el único trabajo que he hecho en mi vida, no me he dedicado a nada más. Yo tenía dos pasiones, una era el arte y otra era el fútbol, así que tuve que elegir una de las dos. Me lesioné y me tuve que ir al arte así que no sé: si me hubiera ido bien en el fútbol, sería deportista, o si me hubiera ido mal, ninguna de las dos. Además mi padre era cantante, mi abuelo era músico, entonces... ya es tradición. Lo de actor fue un poco por casualidad, porque todo empezó con una anécdota: mi madre trabajaba en una agencia de publicidad, y tenia que ir a Antena 3 a cobrar un dinero, entonces yo, que no tenia colegio por la tarde, fui con ella, y yo no podía entrar porque no tenia mi carné y allí si no llevas documentación no entras aunque seas… Dios (risas). Entonces había un cartel que ponía: “Casting para una serie”, y mi madre me dijo: -bueno, tú entras en el casting y yo entro a cobrar-. Y así empecé hace ya 20 años. Y aquí sigo haciendo el tonto desde el primer día…

REDTEATRAL- Un tonto bastante listo, ¿no?

NAÍM- O un listo muy tonto, según se mire (risas). Aquí en esta compañía hay muchos actores muy buenos, que a nivel técnico me dan mil patadas. En cuanto a actuar, lo que tengo es instinto, que probablemente no lo encuentres de manera técnica desde el principio, pero siempre te guía por el lado correcto.

REDTEATRAL- ¿Y los genes?

NAÍM- Debe ser, sí (risas)... Le tengo que agradecer la mitad de genes a mi padre, porque si se lo tuviera que agradecer a mi madre, es una “patata” hablando artísticamente, es una mujer estupenda pero que no cante, que no baile… es una gran vendedora.

REDTEATRAL- ¿Cuál fue el primer musical que visteis en vuestras vidas?

NAÍM- Yo no me acuerdo, pero me lo dijeron. Fui con meses. Me llevaron a ver “Tommy”, y ya te digo, ni me acuerdo.

REDTEATRAL- ¿Y que recuerdes?

NAÍM- Es que nunca he sido de ver mucho musicales, pero sí que me acuerdo de haber visto “West Side Story”, además que hay una anécdota muy divertida y es que decían que el papel protagonista iba a ser para Elvis, aunque el coronel dijo que no.

MARÍA ÁNGELES- Yo aquí, en Madrid, el primer musical que vi creo que fue “Grease”, no sé si fue antes que “La Bella y la Bestia”, pero fue uno de esos dos, y luego en video, uno que se llama “Starlight Express”, que me encanta, es de mis preferidos. Hecho con patines y, ojalá algún día, ese musical se pueda hacer aquí, porque es impresionante, es que me encanta.

NAÍM- Hombre, no creo que seas tú la más indicada para ir en patines (risas) lo digo por las caídas…

MARÍA- Lo hicimos en el grupo de los Salesianos, montamos todo: el velódromo y todas las pistas, y estábamos todos cuadrados de bailar con patines, aprendimos todos a patinar ese verano, en el patio del colegio.

NAÍM- ¿Pero con cuatro ruedas o…? ¡ay! perdona, estaba yo preguntando (risas).

MARÍA- En paralelo, porque si no, para las pistas no se puede. Y no son patines de esos de Boomerang que no arrancan (risas), sino unos que llevan unos rodamientos que escurren mogollón, y me encantaría poder hacer aquí ese musical.

REDTEATRAL- ¿Por qué no es ella la más indicada para ir con patines?

MARÍA- (risas) No, porque soy un poco torpe, y hubo una semana en la que me tropecé dos días distintos y me caí, en el escenario, en una de las escenas principales, cuando me tropiezo…

NAÍM- Y la solidaridad de aquí, el tonto que te habla, que me tiré a coger la bandeja porque si no, no la cogía...

MARÍA- Y los dos ahí tirados (risas), un espectáculo…

NAÍM- Y lo mejor es que los comentarios del público eran: ¡cuánto deben haber ensayado esa caída para que salga así!,¿¿eh??

REDTEATRAL- ¿Os han pasado muchas cosas así??

NAÍM- En este musical ¿qué no nos ha pasado? Desde que no salga la pastilla de Holly cuando sale el agua, hasta que no salga yo en una escena porque estoy ahí hablando (risas) y María ahí, con la abuela, esperando.

MARÍA- Era la escena del porche, cuando se va Robbie a Wall Street a buscar trabajo, y la abuela diciendo: -Ay mi pobre Robbie, ¿dónde está?- Y yo pensando: -¿Dónde estará Naím?- (risas) y diciéndole a la abuela: -no pasa nada Rossie, ya volverá–.

NAÍM- Y estuve como un minuto sin salir, tengo que confesar que estaba distraído hablando. Y yo tengo mi pie que es: “kamasutra” y entonces cuando lo oigo, salgo. Pero me fijo más en las risas del público, y aquel día, por lo que sea, no hizo tanta gracia, y yo esperando ahí bla bla bla…

MARÍA- Nos ha pasado de todo, hasta romperse cosas en el escenario. Unas bolsas que llevamos en el centro comercial y los técnicos llenan con gomaespuma o botellas de plástico, y un día se rompieron y me dio una vergüenza que se cayera todo eso ahí (risas).

NAÍM- ¿Te acuerdas que cogí una botella como diciendo: -esto compras tú?- (risas). Pero es estupendo, además que lo hago todas las noches y lo haría muchísimo tiempo más. Es la verdad, porque me lo paso muy bien, a parte que somos un grupo que estamos hechos a las bromas, hay gente que le molestan las bromas, pero a mí las bromas me encantan. La broma del 9 de marzo. El día que nos dijeron que la obra se acababa el 9 de marzo, desde entonces, cualquier fecha que salía en el musical se cambiaba por el 9 de marzo. Y después continuaron la broma los colegas. ¡Qué risa con aquello!

REDTEATRAL- Y ¿cómo os dio por presentaros al casting?

MARÍA- Yo estaba trabajando en un musical en el parque de atracciones, un musicalito pequeño, y mis compañeros me dijeron que había un casting, y yo soy un poco negativa, pero bueno, pensé que lo iba a intentar. Pero lo veía muy difícil, no creí que fuera a funcionar; pero mejor ir a ver qué pasa, que quedarme con las ganas. Y mira tú por donde que si no me llego a presentar, seguiría por ahí…

NAÍM- Yo lo supe por un representante que me pasó las canciones, y bueno, había visto la película, pero en inglés. Cuando vi la película en español, me llevé las manos a la cabeza porque claro, el español se lo carga todo. Pero vi unas escenas del musical y me enamoré, me pareció mil veces mejor que la película, y me pareció tan friki, que no podía ser real. Era divertidísimo, yo vi la escena de Las Vegas en mi casa, en el ordenador, y pensé: -¡¡Por dios están locos!! ¡Qué bueno!-, no podía ser real. Pensé: -Yo tengo que estar ahí-. Entonces fui tirando del hilo de Ariadna poco a poco…

MARÍA- Además cuando yo le vi en el casting pensé: -Bueno, seguro que le cogen-.

NAÍM- Cuando yo la vi a ella dije: -Ya sé quién es la chica-.

MARÍA- Sí, sí, hablábamos ya en los castings.

NAÍM- De entrada hubo muy buena relación, que lástima que se haya estropeado con el tiempo (risas).

MARÍA- ¡Mentira, mentira cochina! (risas).

NAÍM- Sí porque es algo que no controlamos nosotros. Porque primero hubo el buen rollo y luego llegó la amistad. Entonces hubo esa conexión extra sensorial ya desde el mismo casting. De hecho nos tocó como pareja de baile, bueno ella bailaba y yo hacía lo que podía (risas), y la verdad es que es muy divertido. Yo lo tenía clarísimo, cuando la oí cantar dije: -Esta chica, está clarísimo-, además que se lo dije.

MARÍA- Yo también, ¡y acertamos!

REDTEATRAL- Y el casting, ¿fue bien?, ¿algún problemilla?

MARÍA- Yo me tuve que quedar el último día hasta las once de la noche porque tenía que llegar un chico que venia de grabar una serie, y me tuve que quedar sola, con los de producción, porque querían probarme con él allí, y yo pensaba: -bueno, después de esto…

NAÍM- Después de esto yo creo que sí, ¿¿no?? (risas)

REDTEATRAL- ¿Qué sientes cuando te dicen que eres tú la elegida?

MARÍA- No me lo podía creer, además se lo contaba a mis amigos y decía: -Pero no es seguro, ¿¿eh?? Hasta que no firme el contrato no es seguro-.

REDTEATRAL- ¿Duró mucho el casting?

MARÍA- Tres semanitas, bueno en realidad 3 días, porque era un día a la semana, porque te tenias que preparar canciones, escenas distintas…

NAÍM- Bueno, eso de distinto…. ¿tú estuviste en el casting mío? (refiriéndose a María) Que venía Félix y me decía: -Toma, improvisa-, y yo le decía: -Pero tío ¿qué pasa contigo? Esto no es un casting, es una tortura- (risas). A parte, cantamos juntos.

MARÍA- Cantaron por parejas y a mí no me tocó con él, pero los únicos que repetimos la canción fuimos nosotros, querían probarnos juntos.

REDTEATRAL- ¿Qué es lo que más os gusta de este musical?

MARÍA- Primero el grupo de gente, yo creo que si no estuviéramos nosotros, no lo pasaríamos tan bien como nos lo pasamos. Para mí lo más importante es que cada función la disfruto mucho, nos lo dice la gente, que se nota, y es que es verdad, nos reímos y lo pasamos bomba.

NAÍM- Yo, que pude verla hace un tiempo porque estuve tres días enfermo, lo que me chocó, a parte del grupo de gente, es esa relación que tenemos. Hemos llegado a una entente cordial de “vamos a llevarnos bien”, y vamos a divertirnos trabajando juntos. Eso es lo que a mí me llama la atención. Es la energía que se le ha dado a este espectáculo, es probablemente el espectáculo más potente aquí en Madrid, porque, además, esta bien canalizado. Y hay otra cosa que me gustó mucho y es que John Rando dijera de nosotros que tenía mejor pareja protagonista aquí, en España, que en Broadway, porque la historia de Robbie y Julia se la creía, que allí en Broadway no se la creía. Y que un director de Broadway te diga eso….
Quizá ellos eran diferentes, el carácter americano también es diferente. Aquí se ha profesionalizado el teatro, pero no del todo. Aquí queda ese espíritu de compañía itinerante de ir todos juntos, lo bonito, lo que no se debe perder. Ese espíritu europeo del antiguo teatro, esa idea de piña, de unidad. A ver, yo puedo discutir con ella mañana, pero lo bueno es eso, que nos llevamos bien, que no quiere decir no discutir, sino saber solucionar esas peleas. Y que lo que veas ahí encima, las risas, sean porque es verdad.

MARÍA- Sí, como cuando te reías en la escena de: “el elegido” (risas).

NAÍM- Algunos diálogos, como la escena en la que digo: -¿Cuándo te diste cuenta de que Glen era… el elegido?-, comenzamos añadiendo “el elegido” uno tras otro, y es que a veces no podemos continuar el dialogo de la risa. Las bromas son increíbles. En los Santos Inocentes nos prohibieron hacer bromas, porque imagínate si a diario hacemos, lo que hubiéramos sido capaces de hacer. Yo había pensado ponerme una camiseta de Maradona, porque con esa peluca lo parezco, con el 10 argentino y salir, porque también es de los 80, ¿no? Al fin y al cabo...

REDTEATRAL- Y ¿hay algo que os guste menos?

NAÍM- A mí hay una cosa que no me gusta: que se termine el 9 de marzo. Mira que me propusieron hacer una cosa en televisión y estuve pensando cómo compaginarlo, porque me gusta lo que hago y me divierto, y creo que es la base del buen trabajo divertirte haciéndolo.

MARÍA- Yo vi la función el otro día, y me dio más pena todavía, como espectadora, que un espectáculo tan divertido se acabe. Y con tanta gente, porque en estos días estamos llenos. Porque es increíble, y divierte. No es la típica historia, como “La Bella y la Bestia” o “Jesucristo Superstar” que siempre es lo mismo, esto es algo nuevo y la gente lo desperdicia.

NAÍM- Y habiendo logrado que algo nuevo empiece a funcionar, porque obviamente esto te lleva unos 4 o 5 meses, un título que a parte no es un título aclamado en Broadway, de lo nuevo... entonces es algo que está muy bien. Porque no es una película de hace 20 años.

REDTEATRAL- ¿Por qué se acaba el musical?

NAÍM- No lo sabemos, se acaba el contrato que teníamos y tendrían que renovar. Pero tienen la previsión de renovar en septiembre.

MARÍA- Pero está en el aire, claro.

NAÍM- (jocoso) Esperemos, lo mismo esta mujer está ya en Broadway…

MARÍA- ¿Y tú? A lo mejor estás recogiendo…

NAÍM- Yo sí, recogiendo fresas… ¿¿eh?? En Huelva (risas).

MARÍA- No lo sabemos realmente, ahora hay mucha gente viniendo. Llevamos 3 o 4 semanas muy buenas, entonces piensas que quizá quieren relanzarlo más fuerte, o hacer una re-entrega, pretendiendo que suene más para septiembre.

NAÍM- De todos modos es muy complicado llenar un teatro como éste, de 1300 butacas. Es enorme para un título que no es conocido, aunque te digan que “Cabaret” estuvo 2 años, pero estaba en mesas, que ocupan bastante más.

MARÍA- Además es “Cabaret”, algo ya…

REDTEATRAL- ¿Pensáis que el público madrileño no ha respondido a las expectativas de producción?

MARÍA- Todavía no está preparado para títulos nuevos. Les cuesta mucho, sobre todo siendo teatro musical.

NAÍM- Pero ¿le cuesta al público o las empresas?

MARÍA- Una mezcla de los dos. La entrada es cara, y no se arriesgan a pagar por ver un espectáculo que no saben ni de qué va. La gente normal, no ese sector que apuesta por lo nuevo, y por títulos nuevos. O esperan a que alguien les diga: -Oye que me ha encantado- y tal. Pero da pena, porque hay que traer cosas nuevas, y la gente necesita ver cosas nuevas.

REDTEATRAL- ¿Y cómo es que no se ha grabado un CD con la música?

NAÍM- Ha ido todo muy rápido, pero vamos a grabarlo, y claro, si quieren grabar CD es porque tienen planes de volver.

MARÍA- Nos queda esa pequeña esperanza, pero hemos ido tan rápido, que ya te digo que no hubo ensayo general…y nosotros que teníamos que hacer todas las funciones, ya grabar por la mañana, habría sido una paliza.

REDTEATRAL- ¿Habíais visto el montaje de Broadway?

MAÍN Y MARÍA- En dvd.

REDTEATRAL- ¿Y con qué escena os quedáis? ¿Cuál es vuestra preferida?

NAÍM- (sin dudarlo) Con el Flipo, porque allí nunca funcionó. Nos lo dijo el director, y aquí en seguida la gente reacciona. De hecho lo querían quitar, debido a que hicieron una revisión posterior. En la escena, cuando entra la madre con ella... esa escena no era así, la escena era que los 3 chicos se encontraban a Glen, y Robbie le daba un consejo para llevar a Julia a un restaurante a cenar, y allí pedirle matrimonio. Pero ese número se canceló en Broadway.

MARÍA- Al final menos mal que lo dejaron, hicimos fuerza para que la dejaran. Además que se veía también el buen rollo de Robbie y Julia, que si no, luego, es demasiado precipitado de repente….

NAÍM- Ya que estás presentando a los personajes, la relación mas importante de los personajes no la puedes dejar de presentar… se ve ahí el alma, que es lo curioso del tema. Es el barómetro, ahí sabemos realmente qué público tenemos: si se ríe, si no, si les da vergüenza… Yo tengo dos números seguidos, si les cuesta reírse con ese y con el número de la abuela, es que el público es duro. En el segundo acto ya les tenemos en el bolsillo, porque no ha habido ni un solo día en el cual la gente no haya salido contenta del espectáculo.

MARÍA- Pero a la gente todavía le cuesta reírse en público, soltarse. Si oyen a más gente que se ríe, se ríen, si no, les cuesta.

NAÍM- A mí no. Yo cuando he ido a ver un espectáculo y me ha hecho gracia, soy muy escandaloso. El otro día, cuando vino María a verlo, yo estaba más pendiente de sus risas que de la función.

MARÍA- Cuando vi la función en segunda fila, yo es que no podía parar de reírme, y ya me reconocéis la risa.

NAÍM- Hombre (risas), estás encima del escenario y piensas: -está ahí- ¡y claro que te conozco la risa!

MARÍA- Yo me divertí, y pensé que la gente tiene que ver esto, olvidarse de todo y venir a disfrutarlo.

NAÍM- Y la prueba es que en las críticas, tanto de público como de gente especializada, nos habrán puesto mal un 2%. El resto nos ha puesto estupendamente bien.

MARÍA- Porque nuestra función es divertir.

NAÍM- Claro, es que por ejemplo, Chopin está muy bien, pero yo no me iría de fiesta escuchando Chopin, y lo he estudiado, pero no. El musical es desenfadado y gamberro.

MARÍA- Pero igual que en las películas, todas las películas románticas chico y chica, se enamoran y no buscas nada más, y piensas: -qué bonita-, ya está.

REDTEATRAL- ¿Cómo son vuestros personajes?, ¿os gustan? ¿Os ha costado mucho meteros en su pellejo?

NAÍM- Yo creo que fui el último en pillarlo. Todos hemos tenido nuestro proceso de crisis, pero yo creo que soy de los que le ha costado más, porque Robbie tiene una gama muy amplia. Y un personaje te puede costar por dos cosas: o porque tiene una gama muy amplia, o porque tiene una gama muy estrecha.

MARÍA- El mío es el estrecho.

NAÍM- Para mí, los 3 personajes más difíciles son Robbie, Sammy y Julia, no porque George no sea difícil, pero George tiene unos momentos muy buenos, y puedes llevarlo de varias maneras. Siempre que te equivoques puedes tirar al estereotipo de gay-“loca”, entonces es más sencillo. Frank cae en el estereotipo, pero no del todo, pero en un momento de duda, te vas al estereotipo y aciertas fijo. Entonces yo creo que en el caso de Julia y Sammy, es por poco, y en el caso de Robbie es por mucho. En su caso (señala a María), tiene una ventaja brutal porque abre la boca y deja a todo el mundo atontado, a mí el primero cuando la oí cantar. Y en mi caso tienes que diferenciar primero todas las etapas por las que pasa Robbie, y después, que no se noten mucho. Lo difícil es que tengan una coherencia, y eso me ha costado, realmente lo llevo cogido hace un par de meses porque es muy difícil. John, lo primero que me decía es que es un “viaje emocional” y es verdad, ahora ensayo las escenas por separado y no tiene ningún sentido.

MARÍA– Lo difícil de nuestros personajes es que no tienen esos números espectaculares. Por ejemplo, el caso del agua con Holly, son momentos de espectáculo puro y duro, que a la gente le encanta. Julia tiene números sencillitos y es el personaje dulcecito, no es el típico agresivo que llama la atención, entonces nos tenemos que ganar al publico. No tenemos la facilidad de George, que tiene bromas y chistes buenísimos, y la gente se ríe mucho con él, o por ejemplo la abuela, que es más fácil. Ellos lo tienen más conseguido, son bombones, nosotros nos los tenemos que conseguir.

NAÍM- Es la parte cómica y, en nuestros casos, cada noche nuestros papeles son super sacrificados. Yo al final de cada función estoy sudando. Esto es como en un equipo de fútbol, un equipo en el que todos, haciendo cosas diferentes, son necesarios. Pero, y me siento muy recompensado, en calidad-esfuerzo, es más duro el personaje de Julia o el mío. Lo curioso son los paralelismos de los personajes. Yo no me puedo ir a demasiado macho, porque me meto en el terreno de Sammy, y no me puedo ir a demasiado nena, porque me meto en el de George, entonces tengo que estar en un punto medio. Pero a ella le pasa igual. Entonces son personajes que evolucionan, y no hay nada mas difícil que hacerlo creíble, mostrar la evolución de un personaje a lo largo de una obra. En el caso de Sammy, también es un papel muy difícil porque no tiene momentos, pero en eso Javi ha hecho un gran trabajo, porque le ha sacado momentos de donde no los tenía, y no se ha ido a los estereotipos, ha sido genial.

MARÍA- A mí me encanta, yo cuando vi la función aluciné, porque me pareció uno de los papeles más difíciles, aunque son todos espectaculares.

NAÍM- Y Holly igual… el personaje de Holly es estupendo, María es estupenda, entonces ya quieras que no… Tenemos muy buen reparto. Lo más curioso es que no solo individualmente seamos buenos, sino que en conjunto, que es más complicado. Es lo que le decía a ella el otro día cuando vio la función, cuando decía que éramos todos geniales, y le dije: -Sí, pero tú eres tan buena que cuando estás tú, nos haces mejores-. Y, sin desmerecer a los covers que han tenido un trabajo muy duro y lo han tenido que hacer muy rápido y es un trabajo increíble, es eso, es que es el engranaje perfecto. Ya nos hemos adueñado cada uno de nuestro personaje, ya no es más Robbie que Naím, ya es más Naím que Robbie, y lo hemos hecho nuestro en muchas facetas.

MARÍA- Y por eso la diferencia de previas a ahora, ahora todo está más encajado, mejor compenetrado.

REDTEATRAL- ¿Habéis aprendido de vuestros personajes?

MARÍA Y NAÍM- Sí, cada día íbamos sacando cositas, cada día ha sido una función distinta, siempre lo decíamos.

REDTEATRAL- ¿Y qué tal trabajar con Naím / María?

MARÍA- Para mí increíble, porque desde el principio hubo buen rollo, desde los casting. Y luego cuando vi su trabajo pensé, normal que le hayan cogido, por lo trabajador que es y por lo buen compañero porque siempre estaba ahí para ayudar con cualquier cosilla, en momentos de bajón, cuando no le cogías el tranquillo al personaje… y bueno, además de lo artista y lo que muestra cada día, que es muy buena persona.

NAÍM- Ahora di la verdad (risas). En mi caso, te digo una cosa, a mí hay muy poca gente que me impresione cantando, se lo he dicho a ella. En este país creo que los puedo contar con los dedos de una mano, y me sobran. Pero cuando la oí cantar en el casting pensé: -¿de dónde has salido tú??-. Es que tiene un gusto cantando, que es lo que falta en este país: gusto para cantar. La gente valora más que tengas gusto que no que te gustes cantando. Porque al cantar haces elecciones, igual que actuando, la técnica sirve para tener opciones para cantar, pero hay gente técnicamente perfecta y sin alma, y a mí eso me da pena, porque tantos años destrozándose técnicamente para que después pierdas la esencia es… y aquí hay gente muy buena que si realmente pusiera alma en sus trabajos... Yo es lo único que sé hacer. Yo tengo mi técnica, no soy técnicamente tan bueno como ellos, pero si algo no se me puede negar a mí, es que pongo alma en todo lo que hago. Y entonces cuando la vi a ella, pensé: -Estupendo, fantástico-, me impresionó realmente. Y no es tan fácil impresionarme a mí en ese sentido porque soy una persona que por tradición, por la familia, desde pequeño estoy escuchando un tipo de música en la que hay cantantes realmente buenos: godspell, jazz,… Pero ella es como el terciopelo, su voz es suave y te envuelve y es capaz de hacer contigo lo que le dé la gana. Esa es la ventaja que ella tiene sobre Julia que cualquier otra persona no tendría. Porque a veces dice: -Es que no me ha quedado limpio-, ¡anda, déjate de tonterías! (risas). Es perfecto como es, y sobre todo, está estupenda actuando. Ha dado un cambio brutal, está muy segura sobre el escenario, muy tranquila, y eso es por lo que la suelo decir que es tan buena que nos hace mejores. Además de verdad.

MARÍA- Se me saltan los colores (risas). Increíble, yo creo que con ninguna otra persona habría logrado este resultado, porque me ha dado confianza, me ha ayudado mogollón, para mí no habría sido igual con otra persona.

NAÍM- No mientas (risas).

MARÍA- Pero no te lo creas, ¿eh?

NAÍM- Es eso, yo creo que es verdad, siempre que haya una pequeña química tiene que haber una pequeña dosis de amor. Entonces siempre que trabajes con una persona y tengas esa química hay un principio de enamoramiento. Tiene que existir eso entre dos personas que trabajen juntas y que quieren realmente hacer creer que están enamorados, si no, no lo puedes ver. Artísticamente nos compenetramos muy bien, personalmente mejor, somos muy buenos amigos. Entonces eso te da más confianza para poder decirle a una persona cualquier cosa y que no se lo tome a mal.

REDTEATRAL- Entonces un día de trabajo debe ser inolvidable, ¿no?

NAÍM-Yo me lo paso fenomenal.

MARÍA- Es la leche. Descansamos y lo necesitamos, pero vuelvo al día siguiente y pienso que lo necesitaba más aún. Nos divertimos tanto y le ponemos tanto de nosotros a cada función...

NAÍM- Eso es lo bueno que tiene este espectáculo. Que a casi todas las personas les gusta. Porque es así, porque tiene alma, es un proyecto con alma, un proyecto de verdad. Por eso nos da tanta pena que se acabe un proyecto tan bueno, tan bien hecho, por parte de todo el mundo, de todo el equipo. Yo me voy a poner lloreras seguro, para eso soy muy malo.

REDTEATRAL- Ahora a escasos 10 días para que se termine “El rey de bodas”, (“están saliendo las mejores funciones ahora”, dice Naím, “con diferencia”) ¿Cuál es la anécdota más inolvidable?

NAÍM- Una, la del 9 de marzo.

MARÍA- Para mí, mi caída, mi caída en plancha.

NAÍM- Y mi consiguiente escalada al estilo Iker Casillas parando la…

MARÍA- Porque ese tropezón está ensayado, y hubo una mala coordinación con el chico que me pone la zancadilla y yo ya me había tropezado, supuestamente, pero él me metió la pierna después y me pilló el pie de atrás, entonces fui en plancha sobre el escenario, y la bandeja la tire por ahí.

NAÍM- Yo me tiré en plan Spiderman, claro, a por la bandeja.

MARÍA- Y yo abro los ojos y veo a Naím en el suelo (risas)

NAÍM- Y cuando no salí, también.

MARÍA- Bueno ese momento para mí fue como: -tierra trágame.-

NAÍM- Además te ha pasado dos veces, cuando yo estaba enfermo, con el cover también.

MARÍA-Sí, sí, sale el cover ¡¡y me hace lo mismo!! Y yo no me lo podía creer, en la misma escena. Silvia (la abuela) y yo ya teníamos experiencia, ya nos inventamos algo. Pero el momento 9 de marzo ha sido muy bueno.

NAÍM- Y ¿recuerdas el momento en que tuvimos que parar y reanudar, en el Saturday, por un problema técnico? Al poco de empezar, porque hubo un problema con el puente que se pone en la discoteca y no daba tiempo al ascensor a subir, así que paramos, todo el mundo salió fuera del escenario y repetimos. Y lo cachondo es que después nos pusimos todos de acuerdo. Cuando salgo yo en la cama hablando en sueños, digo: -problemas técnicos- y todos a reír, claro y ya empezó a aplaudir el público.

MARÍA- Otra que yo recordaré es que en el número de la discoteca, estamos todos en fila y antes de que aparezca la discoteca bailando, hice fuerza con un pie se me escapó un zapato y se quedó en la esquina del escenario. Entonces yo seguí con el número, e iba a decir a alguien que lo cogiera, pero llegó una bailarina y lo tiró al público (risas) entonces yo me quité el otro, y estuve toda la escena descalza. A mí me han dicho que quedarse descalza y caerse en el escenario trae buena suerte, así que tengo las dos (risas)

NAÍM- A mí también me pasaron dos muy divertidas, con Tina Turner al principio, yo no podía aguantar la risa.

MARÍA- Y con Belén haciendo de Imelda Marcos.

NAÍM- Yo con Belén sí, porque como tengo al que hace de Elvis aquí al lado y está venga a hablar todo el rato, no me dejaba enterarme. Y lo de: -que voy, que sí, que no- (risas).

MARÍA- Porque Tina antes de pegarle los puñetazos a Glen, cada día hace una cosa, y el otro día estaba así, y claro, estaban pegando a mi novio y yo no podía parar de reírme.

NAÍM- Sí, la acababan de llamar “chacha” de cocina y yo no podía parar de reírme, y lo de Conan…el otro día de repente, le da porque tiene que sonar más alemán, y sin avisarme a mí de nada, va y empieza a decir una frase en un tono alemán (Naím lo interpreta)

MARÍA- Yo alucinando en el patio de butacas, pensando: ¿qué ha dicho? (risas)

NAÍM- Y me entró la risa, y digo: -falso Conan-, no me salía otra palabra: -retírate tío-, es lo único que me salía, porque claro me lo cambia y ni avisa.

MARÍA- Es que SI de por sí la obra es divertidísima, cuando nosotros nos salimos del guión ya es para mearse.

NAÍM- Y las escenas con Jaime (Glen), cualquier escena con Jaime es un cachondeo.

MARÍA- Claro que el tío tiene una gracia ya de por sí, que a mí con que me mire a los ojos ya me río.

NAÍM- Es que diariamente nos pasan: en el número de “El dólar es tu dios” siempre pasa algo, es como proporcional, ya. O cuando nos da por repetirnos, Jaime siempre se pone a repetir lo que hace. Es un tío tremendo.

REDTEATRAL- ¿Y cuál ha sido el momento más emocionante?

NAÍM- El 9 de marzo, (risas)

MARÍA- Y la función 100.

REDTEATRAL- ¿Cuál creéis que va a ser la repercusión de “El rey de bodas” en vuestra carrera??

MARÍA- A mí me ha dado la oportunidad de darme a conocer, que yo todavía no había hecho nada, y no te dan una oportunidad hasta que no ven algo en tu currículum, entonces es como la pescadilla que se muerde la cola. Así que al empezar a tener algo, yo creo que la gente confía más. Aquí me dieron la oportunidad y confiaron en mí, y la gente ya me ha visto. Ahora a ver qué pasa.

NAÍM- A pesar de estar en cabos diferentes de la misma profesión, estábamos en la misma situación. Yo por clichés, por etiquetas, por cosas que me han pasado en la vida, como por ejemplo el concurso de televisión, se tiene la concepción de que cualquier cosa que haga no tiene ningún valor, entonces el comentario generalizado siempre es: -Hombre Naím, no me lo esperaba, me has sorprendido…-. Entonces, obviamente han visto una parte de Naím como artista; más maduro, diferente, y puede ser una buena primera piedra para continuar mi carrera. La persona que ha seguido mi carrera sabe que siempre he sido una persona de perfil bajo en ese sentido, a nivel personal sobre todo, sin grandes aspavientos. No pierdo mi tiempo en hacer tonterías, a mí me gusta trabajar, y sobre todo me ha dado la oportunidad de conocer más a fondo el mundo de los musicales, de trabajar con gente estupenda dentro y fuera del escenario y, sobre todo, la oportunidad de algo que hacía tiempo que no hacía, que es disfrutar de mi trabajo, y creo que eso es lo más importante, al menos para mí.

REDTEATRAL- ¿Cuáles son vuestros próximos proyectos??

NAÍM- Yo tengo algunas cosas, pero he frenado mucho porque pensábamos que esto iba a durar. Tengo que volverme a activar, aunque estoy metido en cosas: estoy escribiendo canciones, yo siempre estoy haciendo cosas, soy un “culo inquieto” así que me vais a ver, en alguna otra ocasión, para desgracia vuestra (risas).

MARÍA- Yo esperando, porque ahora está todo a mitad de temporada, no hay castings, así que nada, a esperar.

REDTEATRAL- Ahora nos centramos un poco en saber más de María. ¿Cómo ha sido la experiencia en tu primer musical profesional?

MARÍA- Inolvidable. Además de por ser el primero, porque la gente de la que estaba rodeada ha sido increíble. Desde mis compañeros hasta trabajar con John Rando, director de Broadway, ganador de premios.., es impresionante y me habría encantado seguir 5 meses más con él y seguir aprendiendo de él, en este teatro y con este musical, porque me lo he pasado tan bien aquí... Yo creo que no todo el mundo lo puede hacer, a lo mejor por el tema del musical, o por el personaje, pero yo he disfrutado muchísimo en cada función, cada minuto, cada canción. Es el primer musical profesional en mi currículum, e imagino que por ello es inolvidable, pero también por lo que he vivido allí con todos ellos.

REDTEATRAL- ¿Es muy diferente a los montajes amateur en los que has participado??

MARÍA- Sí, porque en el amateur nosotros lo hacíamos todo: barrer, soldar, los trajes… y llegar aquí y que no tengas que preocuparte del vestuario ni nada de eso... No digo que sea más trabajoso que esto, pero el tiempo que invertíamos en el amateur era muchísimo, y es muy distinto trabajar aquí con estos profesionales, en una producción así, con este director... Pero lo que hemos trabajado, y siguen haciéndolo, en los Salesianos, es impresionante pero claro, luego aquí te tratan como una reina, que me dicen que no me quejo, pero ¿¿cómo?? Si es que aquí no tengo que barrer el patio de butacas después de la función ni nada.

REDTEATRAL- ¿Y qué se siente al trabajar al lado de actores de la talla de Naím, María Adamuz o Silvia Casanova?

MARÍA- Silvia es una mujer increíble (risas). Divertidísima, dentro y fuera del escenario, es una abuelilla entrañable.

NAÍM- Y más gamberra... ¡Y cómo come!, no para de comer la jodía (risas), y está delgadísima.

MARÍA- Y en los ensayos se nos quedaba dormida la pobre. En la butaca, que parecía que no respiraba (risas). Con María también, y con Frank, Javi… es que es todo el equipo. Y con el que más he tratado ha sido con Naím, un tío increíble y un artista de los pies a la cabeza.

REDTEATRAL- ¿Al principio no daba un poco de miedo?

MARÍA- Yo vine con mucho miedo. También me daba miedo no dar lo que esperaban de mí, porque me habían dado una oportunidad que no me habían dado antes y que yo no quería desaprovechar. Tenía mucha tensión dentro, pero en eso me ayudaban ellos.

REDTEATRAL- ¿Cómo te dio por lanzarte?

MARÍA- Por los castings, y porque tenia amigos míos que me decían que cómo no me presentaba. Y yo pensaba que con la gente que va a esas cosas yo no tenía nada que hacer, pero empecé probando este año en algunos castings y si veía un anuncio de un casting, pensaba: -Si voy me van a decir que no, si no voy, va a ser peor, porque me quedaré con la incógnita toda la vida-, así que me lancé por eso. Porque esto es lo que me gusta, y porque también en los castings te das cuenta del nivel que hay y de lo que tienes que mejorar.

REDTEATRAL- Y como curiosidad, ¿qué exigencias físicas exige ser protagonista de un montaje como este?, ¿has salido alguna vez enferma al escenario?

MARÍA- (Naím resopla) Con la alergia. Hay gente que ha salido con un pie mal o…

NAÍM- Con fiebre.

MARÍA- Pero cuando sabes que estás mal y tu cover no está preparado, tienes tal responsabilidad de decir: -Estoy mal y si no salgo se suspende la función-, entonces, claro: -¿qué hago?-

NAÍM- Los tres días que yo hice el musical con resfriado me quedé sin voz, y no sé a qué nivel podrá exigirte, pero las exigencias físicas y vocales de Robbie son muchas. Porque cada uno es distinto, hay distintos modos de actuar, pero yo soy muy visceral y hago las cosas de modo visceral, hasta el fondo, si no, no lo hago, no pierdo mi tiempo. Entonces para hacer este personaje con garantías tienes que estar al 100%, y como lo hice con fiebre me quedé sin voz encima del escenario y no lo pude acabar. Tuvimos que quitar el número de “Si supieras”.

MARÍA- Y es que no puedes hacer nada, hay que seguir. Así que hay que estar ahí a tope.

NAÍM- Obviamente tienes tus curvas de rendimiento como los deportistas de élite, que tienen mejores y peores días.

REDTEATRAL- ¿Eres consciente de todo lo que has dado que hablar y has sorprendido a los que amamos el teatro musical?

MARÍA- Soy consciente de que hay mucha gente que me ha visto, pero dar que hablar o sorprender, no sé si mucho. No sé si a partir de ahora la gente que me haya visto apostará por mí. La gente que me rodea sí, claro, pero no es lo mismo que el resto de gente. Sé que hay comentarios muy buenos y críticas buenísimas, pero tampoco me puedo relajar, hay que mejorar en todo.

REDTEATRAL- ¿Qué se siente al pisar, por primera vez, el Teatro Nuevo Alcalá?

MARÍA- Este teatro me recuerda muchísimo al de los Salesianos porque es igual de grande. Me sentí segura, ilusionada por empezar este proyecto.

REDTEATRAL- Hemos oído que el personaje que te gustaría interpretar de manera profesional es Elphaba, de “Wicked”, ¿es cierto?, ¿por qué?

MARÍA- Es un personaje exigente al máximo, vocalmente, y un reto enorme en el cual me tendría que poner y mejorar. Hay que estar a tope para un papel así.

REDTEATRAL- Lo hiciste con el grupo Amorevo de Salesianos, ¿qué tal la experiencia?

MARÍA- Vino muchísima gente a verla, y a partir de esa obra mucha gente ha conocido ese grupo de teatro. Es un musical bonito, un poco cuento, también el rollo de “El mago de Oz”, que es la verdadera historia que no se cuenta en “El mago de Oz”. Ves a la Bruja Verde que no es tan mala, y es muy divertida. Tiene unas canciones preciosas, y gracias a ese musical algunos directores de casting, cuando hice este por ejemplo, me habían visto, y de hecho me hicieron cantar una canción del musical. Este casting resultó gracias a ese musical, porque confiaban en mí gracias a esa muestra del grupo de teatro de los Salesianos. Por ello, para mí ese musical es un reto impresionante vocalmente porque es aguantar dos horas de protagonista, al límite, porque estás subida en el escenario sujeta únicamente por una estructura que te agarra de la cadera y cantando notas muy duras, fue un gran esfuerzo, y si algún día llegara a hacerlo de modo profesional, tendría que trabajarlo a tope, como digo.

REDTEATRAL- ¿Qué echas de menos de tu estancia en un grupo amateur?

MARÍA- No lo echo tanto de menos porque les veo, me paso a verles y echarles una mano algunas veces. Creo que he tenido muchísima suerte de encontrar el grupo de gente que he encontrado aquí, porque es gente muy cercana, increíble, y me siento igual de mimada que me sentía en mi grupo, porque nos conocíamos todos desde hacia mucho tiempo, sí, así me he sentido aquí. Echo de menos a la gente, porque eran compañeros míos, y algunos amigos, pero aquí me he sentido igual de bien que con ellos.

REDTEATRAL- ¿Qué recomendarías a todas esas personas que están actuando de modo amateur y quieren dar el salto al teatro profesional?

MARÍA- Que lo intenten, que no piensen como pensaba yo, que nunca puede pasar. Que hagan castings, y no se queden con la duda.

REDTEATRAL- Ahora pasamos a entrevistar más a fondo al protagonista masculino del musical: Naím Thomas que, por cierto: ¿qué se siente al saberte nominado al mejor intérprete musical revelación de la temporada por los premios Chivas Telón?

NAÍM- Fue un subidón, porque estábamos nominados María Ángeles, María y yo, entonces el hecho de que nos nominaran a tres del mismo espectáculo, diferente a “La bella y la bestia” o “Jesucristo Superstar”, quería decir mucho. Y estando siempre afectado por los estereotipos y las etiquetas que se dedican a bajar tu labor, que reconozcan tu trabajo los profesionales de la talla de Mario Gas, Concha Velasco, los Guillen Cuervo…el teatro de verdad de este país, pues tú dirás… Estábamos todos más nerviosos... aunque, cuando llegamos allí se nos quitaron los nervios, y nos decíamos: -Hola nominada, ¿estás bien?-, (risas) entre nosotros, como haciendo bromas, que es el mejor modo de rebajar la tensión.

REDTEATRAL- ¿Es cierto el rumor que existe de que no te gustan mucho los musicales?

NAÍM- Sí, es cierto, pero no es que no me gusten mucho los musicales, es que de entrada mi mente estrecha no entiende cómo un tío cae de un quinto piso, se pega un leñazo y empieza a cantar. Entonces depende, he visto musicales que sí me han gustado, he visto otros que no me han gustado y, aunque no soy un forofo de ellos, probablemente, a partir de ahora, sí que lo sea porque ya soy consciente de lo difícil que es hacerlo. Pero no suelo ir a ver musicales, aunque a raíz de estar trabajando en ellos sí que he ido más, con lo cual supongo que es todo meterte en el mundo para empezar a conocerlo.

REDTEATRAL- ¿Te gusta más verlo desde dentro?

NAÍM- Sí, sin lugar a dudas. La verdad es que lo que me gusta a mí de este musical, es que es un musical muy de verdad. Que es algo que nos puede pasar a todos, que las canciones no son pretextos para empezar a cantar sino que están justificadas. Me gusta eso, y que la historia esté justificada y me diga algo. Vi “Cats” y me pareció brutal pero no me gustó, porque ya implica un ejercicio mental de imaginarme que ese señor es un gato. Y repito que por lo demás fue increíble. Lo que más me gustó fue la gata que canta la canción final, aunque técnicamente no me gustó, pero hablamos del alma, esa canción tenía mucho sentimiento. Generalmente no me gustan, aunque están consiguiendo contagiarme mis compañeros.

REDTEATRAL- Hemos observado que no aparece ningún apunte de tu paso por OT en el programa de mano de “El rey de bodas”, ¿puedes explicarnos a qué es debido?

NAÍM- Sí claro, si fui yo, porque eso no pertenece a mi currículum. Eso es un concurso como cualquier otro, entonces no lo vi oportuno.

REDTEATRAL- ¿Pero te abrió algunas puertas?

NAÍM- También me las cerró, con lo cual el balance es cero. No es un trabajo, es un concurso en el que he participado, y por eso no considero oportuno ponerlo. No es porque la gente no me tome en serio por ello, hace ya 7 años de aquello, y me da igual lo que la gente opine de mí. Lo que me importa es hacer bien mi trabajo, y mira como a Bardem le han dado el Oscar, después de muchas películas muy buenas, probablemente a mí dentro de muchos años me lo reconozcan con una nominación “X”. Y para mí el mayor reconocimiento es que vengan los profesionales del teatro a ver el musical, que a muchos no les gustan los musicales, y salgan maravillados. Ese es el verdadero premio, que te consideren tus propios colegas de profesión, que resalten tu trabajo y el de toda la gente, porque esto es un engranaje. Entonces al respecto de OT convivo con ello, no tengo ningún problema.

REDTEATRAL- No sé si sabes que mucha gente no te tomó en serio cuando se supo que encabezarías el reparto de “El rey de bodas” aunque ahora has cerrado unas cuantas bocas.

NAÍM- Sí, varias, pero tampoco era mi propósito.

REDTEATRAL- ¿Qué les dirías ahora?

NAÍM- No tengo nada que decirle a nadie, no me gusta hablar, mi trabajo habla por sí solo. Obviamente, nadie me ha visto antes. Con 7 años trabajé en Hollywood con Andi García, he trabajado con Peter Greenaway que es un director de culto en el cine y los actores de Hollywood se pegan por trabajar con él, y ese hombre me escogió a mí. He trabajado con Ventura Pons que es uno de los grandes directores de este país, he trabajado con Vicente Aranda, con Imanol Arias… Llevo toda la vida trabajando en esto, entonces que por un programa de televisión me cataloguen me da igual. Mi objetivo lo tengo claro, sé donde voy y donde quiero llegar, esa es mi meta, y como decía Don Quijote: “Si ladran, Sancho, es que cabalgamos”.

REDTEATRAL- Se podría decir que eres un hombre “humanista” porque cultivas muchas artes pero… ¿Qué ha pasado con tu pasión por el fútbol?

NAÍM- ¡Soy humanista y deportista! (risas). No ha pasado nada, yo estaba en los juveniles del barcelona y bueno, tuve que escoger. Pensé: -¿qué me da más años de carrera?, ¿qué es lo que realmente me apasiona?, ¿sin qué no podría vivir? Entonces decidí hacer esto, porque es lo que realmente me hace feliz. Echando un partido de fútbol me divierto como un enano, pero Naím no es Naím si no hace esto.

REDTEATRAL- ¿Es lo que más te gusta?

NAÍM- Es yo. La persona que me tenga que aceptar en mi vida, en el momento que me quite esto, me mata. Es lo que me da la libertad como a un pájaro. Lo que me descarga, lo que me gusta… lo que odio, porque lo amo y lo odio a muerte, porque si no lo amas y lo odias, no tiene gracia.

REDTEATRAL- Pero ¿qué parte llevas más dentro de ti de todo lo que te gusta?, ¿qué especialidad es tu preferida?

NAÍM- Tú lo has dicho. Yo creo que es una cuestión de humanismo casi como en el renacimiento, porque yo creo que el artista tiene que ser artista por encima de cualquier cosa. Y el artista tiene que poder cantar, bailar, actuar, componer una canción… Volviendo a lo de las críticas, yo admito críticas de gente que se suba a un escenario y vea que es mejor que yo. Porque no se me caen los anillos al decir que otro es mejor que yo, todo lo contrario, me motiva a mejorar. Obviamente es muy fácil criticar a la espalda, así lo puedo hacer yo. Lo que hay que tener es valor para mirarte a ti mismo en lugar de criticar a los demás, pensar si soy yo, lo suficientemente bueno como para estar en su lugar. Ese es el quit de la cuestión. Alguien critica porque no es lo suficientemente bueno o porque está inseguro de su propio trabajo como para ponerse, y te lo dice alguien que también ha criticado, porque todos criticamos, todos tenemos ese lado negativo, aunque cada vez intento olvidarlo más. Porque cada día me merece más respeto una persona que se sube encima de un escenario, con lo cual intento ver las cosas que me gustan antes que las cosas que no me gustan. Y todo el mundo tiene muchísimas cosas que enseñar, esa es la base de un profesional que quiere llegar a ser un buen profesional: ser egoísta, aprender de cualquier persona, ser un “depredador escénico” y saber rapiñarle a la gente lo bueno que tiene para adaptártelo y hacerlo tuyo. Eso es básico, criticar refleja las inseguridades de tu propia personalidad.

REDTEATRAL- ¿Qué opinas del claro auge del teatro musical en España?, ¿el público está preparado para montajes nuevos y propuestas novedosas?

MARÍA- Creo que al público le gusta el teatro musical, y eso que dicen que a la gente joven le cuesta ir al teatro. Pero el musical llama mucho a la gente joven con eso de que se canta en directo, se baila… entonces yo creo que poco a poco ira a más, pero cuesta mucho.

NAÍM- Ahora que Madrid es la tercera capital de teatro del mundo yo creo que hay que mirar hacia delante. Invertir y hacer tanto teatro como en Londres, y también en Barcelona que tiene una grandísima producción teatral con grandes y muy buenos actores. Hay que pasarles la mano por la cara a los ingleses, los Goya ya llegarán después, y demostrarles que a pesar de que ellos tengan los años que sean de tradición, también se pueden hacer cosas muy buenas en el segundo idioma más importante del mundo.

REDTEATRAL- Y tú que has trabajado en cine con grandes como los que ya has mencionado, ¿qué prefieres, cine o teatro?

NAÍM- El teatro es más inmediato. Cambia la relación con el público y en teatro tienes ese gozo y esa recompensa inmediata del público que lo hace necesario y es vital para cualquier artista. Pero el hecho de grabar cine te permite hacer un ejercicio muy bueno porque puedes ser capaz de ponerte y quitarte el personaje cuantas veces quieras y tienes que mantener una coherencia continua. Obviamente, las expresiones en teatro pasan mucho más inadvertidas, el actor teatral es más físico, entonces, en el cine tienes que tener tu proyección, no tan bestia como en el teatro de texto porque tienes la facilidad del micro, pero también tienes que proyectar y creo que debe ser así porque son las reglas del teatro. Hay que tener claro que esto es teatro musical, regido por el teatro, por eso es completamente diferente al cine. Los gestos que haces en el escenario tienen que ser mucho más exagerados para que lo perciban desde todas las butacas, y tienes que trabajarlo para encontrar la medida poco a poco. Aunque creo que las dos tienen mucho que ver.

REDTEATRAL- Y ¿con qué sueña Naím Thomas cuando se sube a un escenario?

NAÍM- Me lo preguntas en mal momento, en una mala semana, porque no sueño nada, ya me limito a disfrutar. Después de 6 meses trabajando muy, muy duro, tengo arañazos y golpes por todo el cuerpo, a veces tengo que ir al fisio por los huesos…. Porque físicamente es muy duro, y hacerlo cada noche más. Sólo me he perdido 3 funciones, y porque mi garganta dijo basta, porque mis compañeros saben lo bestia que soy, y que si llego a poder decir una palabra, lo hago. A veces me dicen que por qué grito tanto, que no hay que hablar tan alto, pero yo les digo que me dejen. Si lo hago es porque puedo hacerlo, ya llegará el momento en que no pueda, así que ahora toca pasármelo bien.

REDTEATRAL- y ¿es cierto eso que dicen de que el escenario tiene magia?

NAÍM- Por supuesto, no sólo magia. Interviene quien está encima del escenario para que haya magia. Llámalo magia, energía… Creo que toda esta gente te hace fluir una energía, y de tu destreza depende que la sepas manejar para que les llegue a ellos, si les gusta lo que ven, y devolvértela. Es el saber tratar con las energías y el saber que tú tienes el poder cuando estás ahí arriba, tú eres quien manda. Después, cuando acabas el trabajo, el público dirá, pero ahí arriba tienes que decidir cómo van las fuerzas. Interactúo con esa magia e incluso muchas veces, antes de decir uno de los chistes, ya se si va a funcionar o no. Es una labor muy bonita. Por ejemplo, en el saludo de los dobles, en el número de Las Vegas, vamos cambiando y cada vez decimos una cosa, y yo ya, por el público, sé si va a funcionar o si no. Es saberlos leer, porque el público es mucha gente, pero siempre son uno.

REDTEATRAL- Pues desde aquí os deseamos de todo corazón que esta noche, y las que os quedan, volváis a hacer magia sobre el escenario, porque os lo merecéis. Muchas gracias chicos.

Y con esto nos despedimos de una alegre velada en compañía de dos actores que, sin duda, darán mucho que hablar. Dos jóvenes que nos harán dedicar muchos minutos y ríos de tinta con sus trabajos, de los cuales REDTEATRAL espera ser testigo y poder dar testimonio. Mucha suerte desde aquí, pareja, y gracias por todo, de nuevo. Esperamos veros pronto.

Ana Auñón

COMENTA EL ARTÍCULO

google+