Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

PERSONAJES TEATRALES




Un recorrido por los dos tipos globales de personajes


Podemos definir al personaje como cada uno de los seres humanos, sobrenaturales o simbólicos, ideados por el escritor, y que, como dotados de vida propia, toman parte de la acción de una obra literaria. Siendo él mismo la representación ficticia de un ser con cierta personalidad adquirida. El personaje tiene la capacidad de actuar en un conflicto de una forma principal o, por el contrario, secundaria, aportando ideas que resuelvan el mismo. Se sitúan tanto en un mundo irreal como realista, estando al mismo tiempo sujetos a las decisiones (proceso cognitivo de elección obligatoria). Los personajes de tradición occidental proceden de la antigua Grecia y Roma y algo más recientemente de la comedia Italiana.

Adentrándonos en el terreno de la narrativa se puede comprobar que los conceptos de “personaje redondo” “personaje plano” tienen mucho de ambigüedad debido al uso social que de ellos se hace.

“Plano”, es el concepto utilizado para indicar que al personaje no le suceden cosas y se mantiene siempre igual a sí mismo, independientemente de las circunstancias que le rodeen y se desarrollen, conforme la obra va avanzando. Por norma general encarnan un vicio o una virtud actuando de forma idéntica ante los diferentes estímulos, y, lo que es peor, los estímulos están claramente diferenciados y al personaje no le ocurre absolutamente nada.

El concepto de “personaje redondo”, por otra parte, se usa para referirnos al personaje al que no sólo le pasan cosas, sino que éstas le afectan de un modo u otro, moldeándole y haciéndole transitar por diferentes estados.

Dentro de una misma obra, asimismo, puede haber personajes planos y redondos. La presencia de planos hace más redondo al redondo, por contraste.
Ahora bien, redondo o plano no significa profundo o superficial.

Volviendo a la indagación de una misma obra podemos establecer que el personaje plano puede dar lugar a profundidades. El autor de una forma no esclarecedora las introduce dentro de la misma obra, siendo el publico o lector el encargado de poderlo percibir o no.

Por el contrario, el personaje redondo puede llegar a parecer incluso aburrido, entrando continuamente en conflicto, sin resolver pausadamente cada uno de ellos. Por todo ello no se puede decir que las definiciones de personaje “Redondo” y “plano” sean conceptos para medirlos en “Profundidad” y “superficialidad”.

Miryam Blas

Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS