Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Criticas

PROYECTO SADE (NUESTRA CRITICA)




“Cuerpos”...


El cultural San Martín es una caja de Pandora, en sus salas se presentan propuestas muy distintas entre sí y con una libertad creativa para agradecer. En este espacio, que más a su favor, tiene precios muy baratos en sus localidades, vi obras muy interesantes y jugadas.

"Proyecto Sade... una comedia erótica" es la última pieza que se estrenó en este complejo, bajo la autoría y dirección de Alejandro Ullúa. Este creador tiene dos aspectos fundamentales para esta propuesta: un excelente manejo en la dirección de actores y una inventiva sin límites, que no se inhibe ante nada.

Siendo la obra una versión libre de "La filosofía en el tocador" de 1795 del Marqués de Sade, no me detendré en realizar un estudio sobre el contenido de los escritos de este icono del libertinaje para la época, más allá de que aún hoy en día haría ruborizar a más de uno, para ello se cuenta con numeroso material escrito y filmado.

El grupo realizó un estudio profundo del texto y de cómo representarlo en escena, tanto corporalmente como en la narración, el cómo decir. La verdad es que se trata de una puesta jugada, donde los actores ponen todo el cuerpo; personificada por un elenco enteramente masculino, a pesar de que hay dos personajes femeninos, un toque destacable.
Como venía diciendo, el director realizó una puesta potente, de alto impacto visual y verbal, al mismo tiempo que también la tiñó de modernidad; donde una joven, será educada en el arte de "amar".

Ezequiel Rodríguez de una vasta trayectoria tanto en televisión, cine como en teatro es el que más desenvuelto está en su papel, y lo que podría ser taboo, él lo hace natural. Santiago Magariños, a quien se lo vio en la serie "En terapia", sabe jugar con el texto; y si bien hace de la jovencita, en momentos su registro vocal es muy alto. Hervé Segata, Manuel Melgar y Francisco Tortorelli cierran un elenco, que debe ser felicitado por su arrojo sin ninguna limitación.

Este es uno de esos casos donde uno quisiera recomendar con entusiasmo a este tipo de piezas, pero aún hoy en día hay muchas negaciones y prejuicios. Pero por la entrega de los actores, por ser una propuesta jugada, yo la tendría claramente presente y estoy seguro de que tendrá su público asegurado.

GUSTAVO MARTIN SCUDERI
Noticia completa:

google+