Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Criticas

TICK, TICK... ¡BOOM! (Nuestra critica)




"Genialidad de musical"...


“GENIALIDAD DE MUSICAL”

Tick, tick… ¡Boom!, se escucha en un ambiente oscuro en el Maipo Cabaret, un martes lluvioso en la ciudad de Buenos Aires, las luces se van levantando y lo vemos ahí sentado en un sillón gris a Jon, nuestro protagonista, que nos dice que está en Nueva York, con una crisis por cumplir los treinta y el reloj interno cuenta los ticks que este querido personaje esta perdiendo. Él está acompañado por los otros dos protagonistas que suman muchísimo a su historia al igual que a la obra.
A la izquierda está su novia Susan, una bailarina que en realidad trabaja de su profesión pero no haciendo lo que sueña, sueño compartido con la ganas de escaparse de la gran ciudad y formar una familia. A la derecha está su mejor amigo Michael, que dejo su sueño de ser actor y le va muy bien como un importante empresario. Jon esta ansioso por que su carisma se vea en el escenario, es el momento de demostrar lo que le gusta hacer y su musical está ya armado, le falta la posibilidad de estrenarlo. El sueña con Broadway y que su alter ego Stephen Sondheim, un famosísimo director musical le de su visto bueno, pero antes de esto Jon va a tener que parar su reloj interno, sentarse y mirarse al espejo para componer el verdadero musical de su vida.

Tick, tick… ¡Boom!, habla de eso, de los sueños, de soñar con eso que queremos para nuestra vida pero a la vez de tratar de no perder lo que también nos hace bien que es la gente que sabe rodearnos con su contención.

Decir que esta obra se creo a la par de Rent no es un dato menor, escrita por unos de los mejores autores que ha tenido el teatro musical, Jonathan Larson, genial creador de aquel maravilloso musical también. Primero se la pensó a la obra como un “monologo rock” llamado Boho Days, basada justamente sobre la propia existencia de este autor, pero paradoja del destino su trágica muerte no le permitió ver su sueño hecho realidad arriba del escenario, por suerte se nos cumplió a nosotros el sueño y su amiga de la universidad Victoria Leacock tomó el proyecto y lo subió a las tablas. Tan importante fue y es esta obra, que se representó en todo el mundo y como dato curioso, llegó a la lejana Corea del Sur para ser representada por los tres iconos de la música pop en ese país con tres producciones simultáneas!!

Esta obra tiene muchos puntos en común con Rent, como un protagonista excluyente, sumamente carismático, la amistad como salida a la decepción, el arte como una forma de escape y también hasta la muerte, representada por alguno de sus protagonistas.

Para la puesta en la Argentina se necesitaba lo que hay en esta versión, carisma y la falta de presunción, bajo una calida dirección por parte de Nicolás Roberto que si bien se dedico durante estos últimos años a la docencia era hora de demostrar al igual que Jon su carisma y lo hace de maravilla.
Con una puesta en escena muy simple pero dándole fuerza a las tres herramientas más importante del espectáculo, las voces de nuestros protagonistas. Y acá estamos con ellos, hace mucho que no veía un carisma como el de Paul Jeannot, quedé fascinado con su ductilidad y plasticidad arriba del escenario, hace de su Jon un personaje que voy querer tener en mi memoria por siempre.
La forma en entonar sus canciones, es placentero ver sus labios deslizar cada una de las notas de los pegadizos y melódicos temas. Paul ya tiene una basta trayectoria en el teatro musical como en Company, Criminal, Wojtyla, etc., pero ahora es su momento, ojala logre tener más protagónicos, porque lo quiero seguir disfrutando.

Como Susan está Natalia Cesari, que desde muy chica se preparó para estar arriba de las tablas, al momento de estar sola en el escenario representando su tema, Natalia brilla y uno entiende el porque esta ahí y el público estalla con un cerrado aplauso.

Como Michael está Andrés Espinel, si ese rostro conocido, que anduvo por todos los musicales como La carnicería, Perdón por ser tan puta, Wojtyla, Eva, y así miles, es muy talentoso, Andrés y siempre sabe hacerlo muy bien.

Lo genial de la obra radica en su base que son los temas musicales que nos contaran la historia, su programación musical es sumamente melódica, pegadiza y bien estructurada, que el maestro Pablo Viña sabe dirigir con mano firme.

Tick, tick... ¡Boom!, se estará presentado únicamente los martes a las 21.00 hs, una lastima porque es una obra completa, y sobre todas las cosas una puesta genial, que junta el talento en todos sus rubros; con muy buenos protagonistas, con solventes directores tanto musical como general y con un eterno autor, por favor… no te la pierdas!

GUSTAVO MARTÍN SCUDERI

Ver versión completa

google+

Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS