Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Criticas

¡QUE VIENE RICHI!




Crítica de la comedia de Larry Shue


¡Que viene Richi! no es una comedia al uso... hay que tener el suficiente desparpajo como para olvidarnos de nuestras limitaciones, y ponernos esa nariz de payaso (aunque sea imaginaria), para dejarnos llevar por el irreverente guión, perfectamente adaptado por Gabriel García-Soto, y disfrutar de esta “visita inesperada”.

A lo largo de hora y media, vamos a ser capaces de angustiarnos ante las situaciones disparatadas, que el personaje de Richi, hace padecer a su antiguo conocido, Guillermo, mientras maquillamos nuestra estupefacción con una risa continua, a veces a golpe de carcajada que esconde, ¿por qué no decirlo?, cierto cariño hacia un personaje total y absolutamente “insoportable”.

Comedia de situación con final sorprendente, hace perfecto uso del espacio escénico, donde nada es lo que parece y, sobretodo, donde todo está medido con una perfección puesta al servicio, en todo momento, de la bis cómica, explícita desde el primer minuto de la función.

Mención aparte merece el trabajo del elenco, encabezado por un Javier Martín que empatiza con el público la desesperación provocada por Richi, o de Jorge Calvo, que firma un personaje que va creciendo a lo largo de la función, quizá el más evolucionado cuando baja el telón, o de un Secun de la Rosa que, inevitablemente, lleva todo el peso de la obra con maestría, talento, y la gracia necesaria para hacer creíble lo increíble. En un segundo plano, pero siempre correctos, encontramos a Virginia Rodríguez, Marta Fernández-Muro y Paco Maestre, cuyos personajes se presentan como meras comparsas de la acción escénica, pero sin los cuales la historia perdería el fuelle necesario que la impulsa a alcanzar demenciales cotas del humor más absurdo en su parte más catártica. Sorprendente también es el niño Rafael Ramos, pese a que su personaje, esta vez sí, no aporte nada a la acción.

En definitiva, una apuesta segura de teatro cómico, correctamente dirigida por Carmen Losa, y puesta en escena de manera sorprendente. Se auguran tardes de grandes risas, de ojos sorprendidos, y de complicidad escénica... en tres palabras: de buen teatro.

LO MEJOR:
-El personaje de Richi.
-El inesperado final.
-El trabajo de todos los actores.

LO PEOR:
-En ocasiones, puede hacerse previsible.
-El mensaje final es bastante plano.

CALIFICACIÓN FINAL: 3,5/5 : MUY RECOMENDABLE

Esteban García Valdivia

google+

-->