Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Articulos

THE LORD OF THE RINGS




El mayor espectáculo que pueda verse sobre un escenario


Me habían hablado de este musical y, aunque me preguntaba cómo se podría condensar la trilogía de Tolkien en tres horas, tenía ganas de verlo, así que no desaproveché la primera ocasión que se me presentó. El día dos de Enero, a las nueve de la mañana llegábamos a Londres. A las doce ya estábamos en las taquillas del Royal Drury Lane Theatre (el más grande de toda la ciudad, por aforo y por las dimensiones de embocadura y fondo). Y ahora venía lo más complejo: pedir en inglés dos “day seats” para la función de esa misma tarde. Los “day seats” son entradas que tienen la mayoría de los teatros en la primera fila, que en algunos puedes sacar, incluso, anticipadamente y que cuestan tan solo veinte libras.

A las siete de la tarde ya estábamos entrando, y la sorpresa mayúscula comenzó cuando, a falta de media hora para el comienzo, el escenario se llenó de hobbits interactuando entre ellos y “cazando” con una red una serie de puntos luminosos, repartidos por todo el proscenio. ¿”Gamusinos”, tal vez? Magnífico el vestuario y las viviendas, y un detalle curioso: todos llevaban una especie de botitas del color de la piel, que simulaban sus originales y peludos dedos.

Comienza la representación y ya es un asombro tras otro. La verdad es que en este musical lo de menos son las canciones, porque tiene solo seis o siete, pero jamás (y he visto ya muchos montajes espectaculares en Londres) había presenciado uno así. Árboles y entramado de ramas absolutamente gigantescos; plataformas elevadoras a distintas alturas para simular la marcha; caballos con los jinetes de la muerte descomunales; los orcos con los actores subidos a una especie de muelles basculantes a más de un metro del suelo y con los que eran capaces de hacer todo tipo de piruetas en la batalla; los entz con los actores encima de unos zancos altísimos; magnífica la recreación del lugar de los elfos; espectacular la aparición desde lo más alto de Galadriel; impresionante la lucha de Gandalf con Saruman en el abismo; soberbia la caracterización de Gollum/Sméagol y una araña tan enorme que casi rozaba las luces de la tramoya. Todo esto aderezado con los más increíbles efectos de luz y sonido que había visto nunca.

Sinceramente, soy incapaz de recordar una sola canción y tampoco recuerdo si en el momento que las estaba oyendo, me gustaron, pero sí sé que he visto un montaje, una caracterización y una escenografía totalmente insuperables. Puro espectáculo.

Rebeca Pérez de Muñoz Abelleira

google+

La Escuela del Musical -->
Vuelos, Hoteles, Vacaciones - www.rumbo.es Buscar vuelo
Origen
Fecha de salida Adultos
Destino
Fecha de regreso Niños
BUSCADOR DE VUELOS