Enviar
Red Teatral
locos por los musicales

Categorias


Noticias

Criticas

UN LABERINTO DE EMOCIONES




Mayo 2008-Crítica a Campillo y el corazón de las piedras


Pepe Ortega; a través de un escenario desnudo, carente de artificios, consigue transportarnos a un universo de emociones tejidas por un manto laberíntico de profundas reflexiones. Éstas son capaces de actuar como un espejo, a través del cual el espectador deja de ser un sujeto pasivo y consigue experimentar las sensaciones de los protagonistas de la historia.
La obra podría ser catalogada como: una gran metáfora de la vida, demostrándonos como el ser humano camina a ciegas por la cuerda floja de su existencia. Podríamos considerar como hilo conductor de la acción al fanatismo político de una familia española, “envenenada” con la semilla de la intolerancia de unos ideales intransigentes.
Pero, también es un canto a la esperanza, al dejar la puerta abierta a la redención del ser humano. La actitud de Aurelio lo refleja en todo momento; su fe deja constancia de que en la vida todo el mundo merece una segunda oportunidad y no podemos convertirnos en esclavos de nuestros errores.
La evolución de los hermanos Campillo, logra cautivar al espectador. En la primera parte, podríamos decir que se presentan como antagónicos; pero, como se demuestra tras su encuentro en el tanatorio, se trata de dos trajes hechos de la misma tela. Destaca la intensidad con la que defienden sus ideas, pero ninguno de los dos parece estar orgulloso de las mismas, porque su principal arma es la descalificación de su “rival”.
Al final de ésta escena, Campillo se marcha como un perro apaleado, pero las palabras con que se despide, lo elevan como persona; despojando de todo atisbo de dignidad a su hermano, Rafael.
En la segunda parte, asistimos a la reinvención de Campillo. Su amistad con Aurelio ex legionario, demuestra como el mestizaje, fruto de la unión de personalidades dispares, puede enriquecernos y allanar el camino de la tolerancia. En este proceso, Aurora, con su sensibilidad logra traspasar el muro levantado por los fantasmas de ese turbio pasado de Campillo. Su forma de ver la vida podría ser catalogada como una personificación del “Carpe diem”, de Horacio.
LO MEJOR:
-La calidad interpretativa de los actores.
-La intensidad emocional de las diferentes escenas.
-La profundidad de los diálogos.

LO PEOR:
-La música, demasiado repetitiva.
-Las escenas transcurren muy seguidas. Esto puede llevar a desubicar, en algún momento, al espectador.

CALIFICACIÓN: 3,5/5 MUY RECOMENDABLE

Lorena Peña Márquez.

COMENTA ESTE ARTÍCULO EN EL FORO

google+

-->